Neurociencia de las Emociones: Revisión Actualizada

La Neurociencia Afectiva

Un campo interdisciplinario reciente, se embarca en responder cuestiones esenciales sobre la comprensión de las personas hacia los demás, su autoconocimiento y su efectividad en el ámbito social (Davis & Montag, 2019; Ford et al., 2019).

Una de las áreas centrales de investigación en este campo es la emoción, la cual ha ganado relevancia en la neurociencia por su influencia en la experiencia y el desarrollo humano (Dukes et al., 2021).

En esta revisión actualizada, exploramos cómo la Neurociencia Afectiva aborda el sustrato nervioso de las emociones mediante métodos y técnicas de diversas disciplinas científicas afines, como la neurociencia cognitiva, la psicobiología, la psiquiatría y la psicología (Silva, 2019).

 

Emociones: Fenómenos Multidimensionales

Las emociones se consideran fenómenos complejos y multidimensionales que ejercen una poderosa influencia en el comportamiento humano y su adaptación al entorno (Singh et al., 2021).

A lo largo de la historia, el estudio de las emociones ha sido objeto de debate y controversia debido a su complejidad conceptual, dificultades empíricas y diversidad metodológica (Dukes et al., 2021; Silva, 2019).

En este contexto, es pertinente realizar un análisis histórico y una actualización del concepto de emoción, reconociendo la dificultad en establecer un criterio taxonómico único debido a la diversidad de enfoques y la complejidad inherente al fenómeno (Barrett & Westlin, 2021).

 

Teorías Clásicas de las Emociones: Perspectiva Evolutiva

El estudio científico de las emociones se remonta al pensamiento filosófico y aportes de figuras como Darwin, quien destacó su relevancia como mecanismos adaptativos. Se conceptualizó a las emociones como respuestas instintivas heredadas, esenciales para la comunicación y la supervivencia (LeDoux, 2021; Šimić et al., 2021).

Estas teorías evolutivas-biológicas postulan la existencia de emociones básicas universales e innatas, con un sustrato neural específico relacionado con la adaptación y la evolución (Ekman et al., 2013; Scherer & Ekman, 2014).

La investigación ha demostrado patrones característicos de expresión emocional y reconocimiento, así como la importancia de la lateralización cerebral en el procesamiento emocional (Carlson, 2014; Gordillo et al., 2020).

 

Perspectiva Neurológica vs. Central: Teorías Emergentes

La tradición neurológica de las emociones, iniciada por Walter Cannon, enfatiza la activación central sobre la periférica. Esta perspectiva, conocida como la Teoría de la Emergencia, postula que la experiencia emocional y los cambios corporales ocurren simultáneamente, activando respuestas adaptativas ante estímulos aversivos (Guedes-Gondim & Álvaro-Estramiana, 2010; Šimić et al., 2021).

Teorías como las de MacLean, Papéz y Bard han delineado circuitos neurales implicados en las emociones, destacando la importancia de estructuras subcorticales y su conexión con respuestas emocionales y de aprendizaje (Silva, 2019).

 

Enfoques Biologicistas vs. Cognitivistas: Un Debate Persistente

La perspectiva biologicista, centrada en el sistema límbico, ha avanzado en la comprensión de los sustratos neurobiológicos de la emoción. Sin embargo, el surgimiento de teorías cognitivas ha resaltado la importancia de las evaluaciones cognitivas en la experiencia emocional, desafiando la visión exclusivamente subcortical de las emociones (Silva, 2019).

El debate entre enfoques biologicistas y cognitivistas ha llevado a modelos integradores, como la Teoría de los Dos Componentes de Schachter y Singer, que combinan aspectos fisiológicos y cognitivos en la génesis emocional (Barrios Tao & Gutiérrez de Piñeres Botero, 2020).

 

Teorías Contemporáneas de las Emociones: Perspectivas Socioculturales

En tiempos recientes, las perspectivas socioculturales de las emociones han enfatizado la influencia del entorno social en la formación y regulación emocional. Se reconoce la interacción entre emociones básicas heredadas y emociones complejas aprendidas, influidas por normas y convenciones sociales (Damasio, 1996; LeDoux, 2021).

Esta conceptualización destaca la diversidad y adaptabilidad de las emociones humanas, reflejando la complejidad de la interacción entre individuos y su entorno cultural.

 

Conclusiones: Desafíos y Perspectivas Futuras

El estudio de las emociones ha evolucionado desde enfoques biologicistas hacia modelos integradores que consideran aspectos fisiológicos, cognitivos y socioculturales.

Aunque persisten debates y desafíos en la definición y comprensión de las emociones, es crucial continuar investigando su papel en el comportamiento humano, la cognición y el aprendizaje.

La interdisciplinariedad y la integración de múltiples perspectivas en el estudio de las emociones prometen avances significativos en el campo de la neurociencia afectiva y la comprensión de la experiencia humana.

Accede al estudio completo: https://www.ciencialatina.org/index.php/cienciala/article/view/10875/16002

Autores:

  • Rocío González, Universidad Siglo 21 – Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).
  • Nicolás Parra-Bolaños, Asociación Educar para el Desarrollo Humano.
Cómo citar esta publicación: González , R., & Parra-Bolaños, N. (2024). Neurociencia de las Emociones: Revisión Actualizada. Ciencia Latina Revista Científica Multidisciplinar, 8(2), 4527-4557. https://doi.org/10.37811/cl_rcm.v8i2.10875
Doctoranda en Neurociencias; Becaria del CONICET en la Universidad Siglo 21; Máster en Neuropsicología y Licenciada en Psicología.