Se define básicamente como un conjunto de axones (prolongaciones neuronales) que tienen su origen en la neocorteza cerebral.
  • 16 de Abril de 2018

Ilustración neurociencias: Sustancia blanca

Los tejidos nerviosos conocidos como sustancia blanca se definen básicamente como un conjunto de axones (prolongaciones neuronales) que tienen su origen en la neocorteza cerebral, en los núcleos o centros del telencéfalo, en la formación reticular y también en los núcleos basales. La sustancia blanca está conformada por axones que se diseminan de tres maneras diferentes: 1) Axones de trayectoria descendente, los cuales también son señalados en neuroanatomía como fibras nerviosas de proyección y en donde sus principales tareas consisten en la activación de áreas como la médula espinal, los núcleos basales, los núcleos del tallo cerebral y algunas regiones talámicas. 2) Axones de curso, formados fundamentalmente por fibras nerviosas de asociación que tienen la tarea de generar procesos integrativos con regiones corticales de ambos hemisferios (derecho e izquierdo), los fascículos, el cuerpo calloso, la comisura blanca anterior y demás fibras comisurales. 3) Axones de trayectoria ascendente que tienen su origen en estructuras de corte subcortical, dedicándose de manera primaria a generar información relacionada con la sensibilidad, la activación motora y la motivación.

Las ventajas evolutivas que le proveen a nuestra especie los tejidos que constituyen la sustancia blanca nos permiten producir aprendizajes asociativos. La sustancia blanca se correlaciona con la generación del aprendizaje y la memoria: de no ser por su actividad permanente no sería posible que nosotros como seres humanos pudiéramos contar con un complejo tan grande de sensaciones y emociones, las cuales tienen un estrecho vínculo con la sustancia antes mencionada.

Finalmente, el, tal vez, más importante aspecto de la sustancia blanca es que es un sistema integrativo, tal y como se mencionó más arriba. Ello conlleva una connotación profundamente relevante para cada uno de nosotros, ya que los procesos de integración no se refieren únicamente a los estímulos y a las respuestas, o lo que conocemos en neurociencia como input y output (señales de entrada y salida), sino que la integración hace alusión a que el cerebro debe generar, momento a momento, y en tiempo real, un evento funcional que cubra en un único hecho o acción, la conducta, la emoción, la cognición y la afectividad. De esta manera, hace de todas y cada una de nuestras respuestas un complejo entramado de conexiones entrelazadas, dando lugar a que no podamos reducir el cerebro a un simple órgano o maquinaria. Esto sería un craso error, debido a que el cerebro humano y su sustancia blanca responden de forma unitaria ante la permanente e inagotable cascada de estímulos provenientes del entorno, también conocidos como información.

Bibliografía:

  • Martensson, J., et al. (2017). Diffusion tensor imaging and tractography of the white matter in normal aging: The rate-of-change differs between segments within tracts. Magnetic Resonance Imaging. pii: S0730-725X(17)30059-0. doi: 10.1016/j.mri.2017.03.007.
  • Rae, CL., et al. (2017). Deficits in Neurite Density Underlie White Matter Structure Abnormalities in First-Episode Psychosis. Biological Psychiatry, pii: S0006-3223(17)30099-9. doi: 10.1016/j.biopsych.2017.02.008.
  • van der Leeuw, C., et al. (2017). Serum S100B: A proxy marker for grey and white matter status in the absence and presence of (increased risk of) psychotic disorder? Plos One, 30;12(3):e0174752. doi: 10.1371/journal.pone.0174752.

Autor: Dr. Nicolás Parra Bolaños

  • Clasificado como Investigador Junior (IJ) de Colciencias (Colombia).
  • Neurosicoeducador Certificado por la Asociación Educar para el Desarrollo Humano (Argentina).
  • Doctor en Ciencias de la Educación, Universidad Cuauhtémoc (México).
  • Máster en Neuropsicología, Universidad Internacional de la Rioja (España).
  • Licenciado en Psicología, Universidad Católica Luís Amigó (Colombia).
  • Co-Director Grupo de Investigación GRIESO de la Institución Universitaria Marco Fidel Suárez (Colombia).
  • Coordinador a Nivel Internacional del Laboratorio de Neurociencias y Educación de la Asociación Educar para el Desarrollo Humano (Argentina).
  • Director Grupo de Investigación GRINSES de la Fundación Pampuri – ONG Internacional (Colombia).
  • Revisor para artículos científicos de las siguientes publicaciones: Revista de Ciencias de la Salud, Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, Revista Praxis, Revista Internacional de Psicología, Revista de Psicología de la Universidad de Antioquia, Revista Perspectivas en Psicología, entre otras.
  • Publicó artículos científicos en las prestigiosas revistas: Revista de Neurología, Panamerican Journal of Neuropsychology, Revista Chilena de Neuropsicología, Revista Educación y Futuro Digital, Revista Electrónica de Investigación y Docencia Creativa, Revista Mexicana de Neurociencia, entre otras.