Muchas veces buscando la perfección no notamos las grandes utilidades de algunos errores.

Perfectamente imperfectos

Autor Candelaria Valsechi
Fecha 01 de Marzo de 2021

Muchas veces buscando la perfección no notamos las grandes utilidades de algunos errores. Tememos equivocarnos porque socialmente está mal o es castigado. Sin embargo, a pesar de que al cometer un error se activan diferentes zonas y vías del cerebro, existe una que no lo hace: la vía del miedo. Nuestro cerebro no teme equivocarse, sino que se nutre de las equivocaciones para fortalecer las conexiones sinápticas. Nuestra "debilidad" cerebral es un gran potencial si logramos reconocer los errores y aprender de ellos.

Bibliografía:

  • Rosler, R., Zandonadi, D., Torres, P. (2020). ¡Me tiene podrido la neurociencia! Asociación Educar para el Desarrollo Humano.