Jugar con nuestros hijos es una de las cosas más hermosas que cualquier padre puede experimentar, además de ser muy beneficioso para ellos.

Jugar con nuestros hijos desarrolla y aumenta su capacidad de concentración

Autor Asociación Educar
Fecha 10 de Junio de 2016

Tirarnos al piso y jugar con nuestros hijos es una de las cosas más hermosas que cualquier padre puede experimentar. Sin embargo, con la llegada de la tecnología puede que, lamentablemente, a veces no centremos toda nuestra atención en esta actividad. 

Una investigación llevada adelante por Chen Yu y Linda Smith de la Universidad de Indiana Bloomington, Estados Unidos, nos invita a reflexionar sobre la importancia de jugar con nuestros hijos, enfocados en que ambos nos entretengamos. 

Según este estudio, la capacidad de mantener la atención de forma sostenida (una de las grandes virtudes que tenemos los seres humanos) puede verse muy favorecida si nosotros, los padres, nos comprometemos a guiar a nuestros hijos en los juegos, evitando distraernos con el celular o la televisión. 

Los investigadores, que registraron los movimientos de la mirada de padres y niños, encontraron que si el adulto se mostraba involucrado en el juego, el chico también lo hacía con mayor énfasis. Por el contrario, si el progenitor estaba atento a otra cosa, la capacidad de atención e interés de los chicos decaía. 

Somos muy importantes en el crecimiento de nuestros hijos, siendo el juego algo muy destacado que puede ser una gran felicidad para los niños y, también, para nosotros. Por esta razón, apagar la televisión o el teléfono móvil nos ayudará a centrarnos en esta actividad que es muy positiva para que los chicos puedan desarrollarse en su máximo potencial. 

Padres: no lo duden, jugar crea un escenario de comprensión y comunicación que potencia el aprendizaje espontáneo del niño. Al juguetear con sus padres, el niño interacciona y gana en autoestima, se produce una situación positiva de apego e intercambio de experiencia y le aportamos tranquilidad, potenciamos las relaciones sociales y ayudamos a explorar, aprender y refinar sus habilidades. 

Un niño que juega aprende a influir en los otros regularmente, a controlar sus emociones y a reconocer las señales afectivas y las emociones ajenas, ya que fomenta la imaginación y la creatividad. 

Jugando los niños se tornan menos agresivos y más tolerantes y exitosos en las tareas escolares. Aprenden a regular y a controlar los sentimientos negativos. Además, a través del juego, los niños nos cuentan sus preocupaciones e inquietudes y los llegamos a conocer. Y ellos a nosotros. De este modo, se produce un vínculo de verdadera amistad y relación familiar. 

Padres, no hay excusas, por favor: ¡A jugar!


Bibliografía:

  • Yu, C., & Smith, L. B. (2016). The Social Origins of Sustained Attention in One-Year-Old Human Infants. Curr Biol, 26(9):1235-40. doi: 10.1016/j.cub.2016.03.026
  • Ginsburg, K. R. (2007). The importance of play in promoting healthy child development and maintaining strong parent-child bonds. Pediatrics, 119(1):182-91.
  • Tamis-LeMonda, C. S., Shannon, J. D., Cabrera, N. J., & Lamb, M. E. (2004). Fathers and mothers at play with their 2- and 3-year-olds: contributions to language and cognitive development. Child Dev, 75(6):1806-20.
  • Hedges, J. H., Adolph, K. E., Amso, D., Bavelier, D., Fiez, J. A., Krubitzer, L., McAuley, J. D., Newcombe, N. S., Fitzpatrick, S. M., Ghajar, J. (2013). Play, attention, and learning: how do play and timing shape the development of attention and influence classroom learning? Ann N Y Acad Sci, 1292:1-20. doi: 10.1111/nyas.12154
  • Mactavish, J. B., & Schleien, S. J. (2004). Re-injecting spontaneity and balance in family life: parents' perspectives on recreation in families that include children with developmental disability. J Intellect Disabil Res, 48(2):123-41.
  • El Nokali, N. E., Bachman, H. J., & Votruba-Drzal, E. (2010). Parent involvement and children's academic and social development in elementary school. Child Dev, 81(3):988-1005. doi: 10.1111/j.1467-8624.2010.01447.x
  • Sutherland, S. L., & Friedman, O. (2012). Just pretending can be really learning: children use pretend play as a source for acquiring generic knowledge. Dev Psychol, 49(9):1660-8. doi: 10.1037/a0030788

Colaboración y revisión:

Dra. Valeria Guaita

  • Doctora en Psicología, Universidad Nacional de San Luis.
  • Máster en Neuropsicología, Instituto Universitario del Hospital Italiano.
  • Licenciada en Psicopedagogía, Universidad Católica Argentina.
  • Investigadora del Centro Interdisciplinario en Psicología y Psicopedagogía (CIPP), Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad Católica Argentina.
  • Profesora Pro Titular de la Cátedra "Técnicas de evaluación en niños" de la Licenciatura en Psicopedagogía de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad Católica Argentina.

Prof. Alicia Di Meo

  • Profesora de Psicología.
  • Líder de proyectos y docente de talleres del Departamento de Niñez, Adolescencia y Familia de la Municipalidad de Bahía Blanca.
  • Docente y líder de proyectos del Centro Integral de la Niñez en el área de prevención de la localidad de Ingeniero White. 

Imagen: teddytalk.net