Publicado cómo libro resultado de investigación: "Neuroeducación: Trazos derivados de investigaciones iniciales". Grupo de Investigación Pedagogía, Cultura y Sociedad de la Facultad de Educación de la Corporación Universitaria Adventista (UNAC).
  • 25 de Febrero de 2019

Orígenes y Fundación de la Neuropsicoeducación y su Impacto a Nivel Internacional en la Docencia

Publicado cómo libro resultado de investigación:  "Neuroeducación: Trazos derivados de investigaciones iniciales". Grupo de Investigación Pedagogía, Cultura y Sociedad de la Facultad de Educación de la Corporación Universitaria Adventista (UNAC). Febrero de 2019, Medellín, Colombia.


Introducción

Las neurociencias tienen su origen con los descubrimientos de las funciones sinápticas de las neuronas, lo que tuvo lugar gracias a los aportes del neurocientífico español, Santiago Ramón y Cajal, quien no sólo obtuvo el premio nobel de fisiología y medicina por sus aportaciones al funcionamiento de las neuronas, sino que también es honrado como el padre de las neurociencias. Otro de los grandes autores que han contribuido a las neurociencias, es Alexander Luria, quien es considerado el padre de la neuropsicología, gracias a lo cual, hoy tenemos la oportunidad de trasladar los hallazgos de las neurociencias a entornos no solamente clínicos, sino también educativos, siendo un aporte de dimensiones enormes para la praxis de los educadores en todo el mundo (Friman, Hayes y Wilson, 1998; Fuentes y Quiroga, 2004). Anexo a ello, también abordaremos algunos aportes hechos por autores como Ribes-Iñesta a la educación en México, junto a autores contemporáneos como Logatt Grabner de Argentina y Arango-Lasprilla de Colombia, como como los exponentes sobre los cuales se elaborará una discusión detallada en este estudio (Ribes-Iñesta, 2010). 

Todos los grandes desarrollos producidos dentro de las ciencias de la educación, cobran mayor valor, cuando éstos se ven conectados con las metodologías científicas de la neuropsicología educativa y de las neurociencias educativas, dado que todos los movimientos contemporáneos en ciencias de la educación, tienden no sólo hacía la unificación conceptual, sino hacía la transdisciplinariedad, dando un paso hacia adelante en la superación de los clásicos trabajos mancomunados de interdisciplinariedad (Potter y Wilson, 2000; Sidman y Tailby, 1982; Unturbe, 2004), lo que hace que la educación y todas sus tecnologías, sean un trabajo fusionado entre diferentes expertos en la materia, que están comprendiendo que no deben aportarse sólo técnicas o herramientas desde las neurociencias a la educación, sino que debe propenderse por la ejecución de tareas conjuntas, en las que el educador forme parte integral de los procesos de investigación, generación de conocimiento y divulgación de hallazgos (Bachá y Alonso, 2011; Baum, 2012).

Estado del Arte

La educación tiene uno de sus mayores desafíos científicos en pleno siglo XXI, al aunar esfuerzos por generar millares de estudios junto a diversos campos de las neurociencias y de la psicología experimental en todas sus vertientes, lo que le está confiriendo a las ciencias de la educación, su mayor motor intelectual y académico en aras de generar proyectos conjuntos que puedan ser integrativos más que colaborativos y en virtud de ésta última característica, es donde hace su aparición el Dr. Carlos Logatt Grabner con su obra hace casi veinte años, la cual él mismo denominó como “Línea de Cambio” (Logatt-Grabner y Castro, 2013).

Línea de cambio es básicamente, en sus primeros años, una filosofía de vida basada en las neurociencias, que opta por tomar los principales y más trascendentales hallazgos obtenidos por la psicología experimental, las neurociencias y la pedagogía, con el objeto de permitir que se estreche un puente entre esas tres disciplinas. Cabe recalcar, que hace dos décadas, no había ningún campo que estuviese en condiciones de generar modelos teóricos integrativos entre tres disciplinas aparentemente tan diferentes (De-La-Peña, Parra-Bolaños & Fernández-Medina, 2018). Al día de hoy, nos parece inconcebible una educación que esté totalmente desconectada de las neurociencias y tampoco se conciben procesos de enseñanza-aprendizaje desligados de los modernos avances de la psicología experimental, razón por la cual, era más que evidente que el mundo académico estaba reclamando un entrelazamiento efectivo y claro entre las tres disciplinas antes mencionadas (Dougher, 1998).

Es en este punto de intersección, es donde Línea de Cambio se presenta de forma oficial en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en donde el investigador Carlos Logatt Grabner, Médico de la Universidad de Buenos Aires se forma en una maestría en Neurociencia y Biología del Comportamiento por la Universidad de Murcia en España, para después formarse como Especialista en Oncología por el Hospital Militar Central Cirujano Mayor Dr. Cosme Argerich de Argentina, dando pie a la redacción de las primeras páginas de su modelo teórico integrativo para llevar a confluir de forma dinámica, audaz y brillante a la psicología, las neurociencias y la educación en un único campo, al cual bautizaría como “neuropsicoeducación” y que sería la gestación como tal, de su filosofía denominada primigeniamente como línea de cambio (Logatt-Grabner y Cols, 2013).

Bajo esta propuesta integrativa, lo que se dispuso a crear el Dr. Logatt Grabner, consistió en proponer un modelo rotativo en donde quedasen claramente expuestos los principales presupuestos teóricos de las neurociencias, la psicología experimental y las ciencias de la educación, haciendo que de este modo pudiese construir una hipótesis en donde la vida de todo ser humano está regulada y sostenida por la Unidad-Cuerpo-Cerebro-Mente-Medio ambiente, en donde se adopta un modelo similar al del interconductismo cuando este, por medio del Dr. Emilio Ribes-Iñesta postula el segmento interconductual como base de la vida humana, que de forma más elemental asienta sus bases hasta las teorías desarrolladas por el padre del interconductismo, Jacob Robert Kantor (Logatt-Grabner y Cols, 2013).

Para comprender la propuesta del Dr. Logatt Grabner, es preciso explicar de forma más precisa, aquello en lo que consiste el marco teórico del interconductismo, pues establecer dichas diferencias, permitirá que el lector caiga en confusiones. El modelo de Kantor comienza exponiendo un esquema explicativo sobre los distintos procesos que se suceden durante el ciclo vital de cada ser humano, haciendo que se vinculen estrechamente, tanto el desarrollo como la evolución de los individuos de nuestra especie. En este esquema, Kantor hace referencia a cuatro tipos de evolución, que van desde los factores inorgánicos como el desarrollo del universo físico y del planeta tierra. En segunda instancia, aborda una evolución de características filogenéticas, en las que se explican las adaptaciones que los organismos tienen respecto de sus contextos. En tercera instancia, se toca la evolución ontogenética, que aborda aspectos embriológicos diferenciadores y detalles de individuación que hacen a cada especie, única. En cuarta instancia, se presenta la relación que los organismos mantienen respecto de los estímulos y respuestas, haciendo que se desarrollen funciones específicas por cada objeto de acuerdo a las particularidades de cada individuo (Schneider y Morris, 1992).

El apartado anterior, hace alusión a la relevancia del punto de vista evolutivo en los modelos de Kantor, en tanto que su segunda propuesta, vendría a ser la que guarda mayor número de similitudes con el modelo de Logatt Grabner, puesto que Kantor propone algo parecido al modelo de la Unidad-Cuerpo-Cerebro-Mente-Medio ambiente, al cual comenzaremos a denominar por sus siglas como: UCCMM de Logatt-Grabner. Este tipo de postulados, generan por vez primera, una propuesta de integración entre campos que, aunque desde hace décadas trabajan con las mismas muestras de estudiantes y docentes, no han tenido acercamientos altamente exitosos. Esta falta de éxito se debe a que no había un modelo capaz de intercomunicar las tres disciplinas, situación que ha venido modificándose gracias a que la filosofía conocida como línea de cambio ha evolucionado a la neuropsicoeducación, que fundamentalmente vendría siendo una rama de las neurociencias educativas (Parra-Bolaños, Herrera-Cárdenas y Muñoz-Giraldo, 2017).

En esta misma corriente epistemológica, nos encontramos con Ribes-Iñesta, quien retoma el modelo Kantoriano, dado que emplea sus principios y los lleva un paso adelante, promoviendo dos propuestas teóricas que también se desmarcan de la propuesta del modelo teórico de Logatt Grabner de la UCCMM, lo que se debe a que Ribes genera en un primer momento, una propuesta de teoría de la conducta – un análisis de campo y paramétrico (1985), la cual habría de tener una drástica evolución desde los años 1980 hasta la fecha, dado que cuando Ribes (2010), publica su texto conocido como teoría de la conducta II – Avances y extensiones, le confiere a sus presupuestos, un mayor grado de rigor metodológico, en tanto que en el texto de los años 1980, privilegia la creación teórica y filosófica por encima de las evidencias (Gazzaniga, 2008; Kohlenberg, Tsai y Dougher, 1993).

En cuanto al ponente más relevante de la neuropsicología infantil y escolar, es preciso señalar que el Dr. Juan Carlos Arango-Lasprilla, es un investigador con doctorado y postdoctorado en neuropsicología, quien ostenta ser uno de los neuropsicólogos más relevantes del mundo, contando con más de 300 artículos científicos publicados, siendo autor de la estandarización más grande de Latinoamérica en cuanto a pruebas neuropsicológicas se refiere para poblaciones escolarizadas. Sus estudios multicéntricos con estudiantes de básica primaria y secundaria, han tomado muestras de más de 16.000 alumnos, convirtiendo a ésta investigación, en la de mayor envergadura en la historia de la neuropsicología educativa para nuestro Continente (Rachlin y Locey, 2011; Rosenblatt, 1958).

Los aportes de Arango-Lasprilla pueden ubicarse fácilmente, gracias a que sus publicaciones han sido divulgadas en las principales revistas de neuropsicología del mundo, en donde pueden encontrarse las siguientes pruebas estandarizadas para escolares de América Latina:

Tabla 1. Título de la Prueba (izquierda). Autores (central) y Año Publicación (derecha).

Título de la Prueba

Autores

Año Publicación

Test de Simulación de Problemas de Memoria para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test de Denominación de Boston para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test de Símbolos y Dígitos para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test de Aprendizaje Verbal de Hopkins Revisado para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test de Copia y de Reproducción de Memoria de la Figura Geométrica Compleja de Rey para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test de Fluidez Verbal Semántica y Fonológica para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test Breve de Atención para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test de Trazo-TMT A & B para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test Modificado de Clasificación de Tarjetas de Wisconsin para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Test de Colores y Palabras (Stroop) para Población Colombiana

Juan Carlos Arango-Lasprilla y Diego Rivera

2015

Total Pruebas Estandarizadas:

10

Fuente: Autor, 2018.

Las pruebas anteriormente enunciadas, representan un verdadero hito para la docencia latinoamericana, ya que los problemas de aprendizaje y cognitivos que se viven al interior de las aulas de clases en instituciones privadas y públicas, tanto en sectores rurales como urbanos, dan cuenta de un aumento dramático en los índices de aparición de cuadros clínicos que resultan de difícil abordaje para los docentes hispanoparlantes, lo que probablemente se deba a variables que no han sido medidas aún dentro de nuestras instituciones educativas, lo que viene a cambiar con esta serie de diez pruebas, ya que es la primera vez en la historia, que las pruebas neuropsicológicas más relevantes, se estandarizan para población colombiana, lo que quiere decir que si los docentes las emplean de la mano de los psicólogos escolares y educativos, podrían ser agentes de cambio altamente positivos en sus entornos (Lissek y Cols, 2017; Luciano, 1993).

Metodología

Se ejecutó una búsqueda detallada de los términos implicados en las principales expresiones del título de esta investigación, privilegiando estrategias cuantitativas de sondeo apoyadas en fórmulas bibliométricas, promoviendo una selección rigurosa de las más relevantes bases de datos en ciencias de la educación, tanto para América Latina, como para Hispanoamérica y por supuesto, Norteamérica. El rastreo de las bases de datos, tuvo lugar en los meses de marzo a mayo de 2018. Los criterios para la selección de los datos, dieron prioridad a artículos científicos que fuesen originales, de corte experimental, con pruebas clínicas y preferiblemente de los últimos 5 años, para conferirle mucha mayor actualidad y rigor a la realización de este Estado del Arte, pero también incluyendo algunas referencias previas a ese margen de tiempo establecido, acorde al grado de relevancia que tuviesen para este estudio.

Se hizo una búsqueda, confiriendo filtros idiomáticos al castellano e inglés como lenguas más relevantes para esta investigación. Se tomaron 368 artículos originales para construir este estudio, de manera que esta base de datos sirvió como sustento para delimitar las investigaciones que más se ajustasen a los criterios de inclusión y exclusión de la muestra. Uno de los factores considerados con mayor rigor, es que el 100% de las referencias estuviesen a texto completo, razón por la cual, apenas y se superaron escasamente las trecientas sesenta citas para la matriz y se filtraron los datos según su grado de replicabilidad. Se hizo empleo del Critical Appraisal Skills Programme – CASP y el Strengthening the Reporting of Observational Studies in Epidemiology – STROBE, los cuales fueron los softwares necesarios para contrastar la información primaria, secundaria y terciaria que se ajustaba a las condiciones del estudio.

Tabla 2. Bases de datos (izquierda). Ecuación para la muestra (central) y resultados (derecha).

Base de Datos

Ecuación

Resultados

Assembly

Education

68

BioProject

Brain

75

BioSystems

Neurons

80

Conserved Domains

Synapses

64

NLM Catalogue

Neuroscience

61

Pubmed

Neuroeducation

20

Total:

368

Fuente: Autor, 2018. 

La forma en que se registró toda la información, conllevó la construcción de una carpeta distinta para albergar cada número de artículos completos procedente de todas y cada una de las bases revisadas. Todos los artículos usados reposan en carpetas, las cuales se resguardaron en la reserva digital de datos de la Institución Universitaria Marco Fidel Suárez, que básicamente está destinada a preservar el material de citación o consulta de empleados, docentes, estudiantes e investigadores en cualquier tipo de estudio que lleven a cabo (Arango-Lasprilla y Rivera, 2015).

Discusión

Los aportes de la neuropsicoeducación se han constituido año tras año, debido a la fundación de la Asociación Educar para el Desarrollo Humano, la cual, desde su casa central en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ha procurado en la última década, acercar las neurociencias educativas a docentes de más de 33 naciones de todo el mundo, lo que se ha hecho gracias a los esfuerzos mancomunados de cientos y cientos de docentes de nuestro Continente, llegando a diseminar los principios de la neuropsicoeducación por los lugares más recónditos del mundo, bajo el modelo integrativo que demuestra que es posible no sólo trasladar las neurociencias al aula, sino que es posible convertir a millares de educadores en neuropsicoeducadores, lo que los fortalece y continuará fortaleciendo en su praxis profesional y formativa. Pese a ello, la neuropsicoeducación aún no ha incorporado totalmente a la neuropsicología educativa, razón por la cual, se hace necesario un modelo que las integre (Pylyshyn, 1973; Smith y Hantula, 2008).

En lo referente a los monumentales aportes hechos por Arango-Lasprilla, los cuales han tenido lugar en los cinco continentes, es preciso señalar que actualmente se ubica como el segundo exponente más relevante de las neurociencias colombianas a nivel mundial, inmediatamente después de Rodolfo Llinás, lo que quiere decir que es el autor de los estudios multicéntricos y los estados del arte más grandes en la historia de la neuropsicología. Se puede argumentar con gran facilidad, que los desarrollos que ha generado Arango-Lasprilla junto a sus más de 30 equipos científicos diseminados por todo el planeta, han sido decisivos para la educación, dado que, de no haber estandarizado las principales pruebas neuropsicológicas para poblaciones estudiantiles, la verdad es que América Latina no contaría con los más potentes instrumentos devenidos de la neuropsicología educativa en todos los países desarrollados, lo que ha significado cambiar un historial de subdesarrollo de más de 50 años, haciendo que las estandarizaciones hechas por él, sean cruciales para ayudar a que los docentes de nuestro país y de muchas otras naciones en vías de desarrollo, puedan contar con elementos diagnósticos adaptados a la idiosincrasia de todas las naciones de la región.

Conclusiones

Los modelos expuestos, tanto desde la neuropsicología educativa como desde la neuropsicoeducación, dan cuenta de la necesidad de generar un nuevo acercamiento entre estos dos campos, lo cual, ya se ha comenzado a gestar desde la Coordinación Internacional del Laboratorio de Neurociencias y Educación de la Asociación Educar en Argentina, pues se han comenzado en 2018, labores de diagnóstico para poblaciones penitenciarias de Colombia, junto al equipo científico de Arango-Lasprilla, haciendo que por vez primera, estas dos grandes potencias de las neurociencias educativas puedan estar de la mano al servicio del personal docente de Colombia, generando así, una propuesta que contribuye a estrechar puentes, que es la estrategia en neurociencias que está como punta de lanza en la actualidad para integrar diferentes campos del conocimiento en pro de contribuir a mejorar las prácticas educativas (Burgos, 2002; Epstein, 1984).

Finalmente, la neuropsicoeducación, es una propuesta teórica y metodológica, que ya ha conseguido impactar positivamente a más de 900.000 personas alrededor de todo el mundo, lo que quiere decir que esta, cuenta con las herramientas y con la credibilidad de miles de docentes de diversidad de naciones, como para garantizar que los educadores tengan lo mejor de las neurociencias, la psicología experimental y las ciencias de la educación a su disposición bajo un mismo modelo integrativo, el cual está diseñado para las necesidades de cada educador (Burgos, 2004), independientemente de su formación o experticia en neuropsicoeducación, lo que sin lugar a dudas se ve reflejado de forma exitosa en los centenares de instituciones educativas que ya se han adherido a la formación en neuropsicoeducación en los últimos cinco años, constituyéndose como una sólida promesa que nos asevera que la docencia ya tiene a su servicio, lo mejor de todos los campos científicos involucrados en la formación de nuestros futuros ciudadanos del mundo.

Referencias

  • Arango-Lasprilla, J. C., y Rivera, D. (2015). Neuropsicología en Colombia: Datos normativos, estado actual y retos a futuro. Editorial Universidad Autónoma de Manizales. (1ª Ed) 287 p.
  • Bachá G. y Alonso I. (2011). Reforzamiento concurrente de secuencias de respuestas. Acta Psicológica. 1, 1, 108-120.
  • Baum, W. (2012). Rethinking reinforcement: allocation, induction, and contingency. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 97, 101-124.
  • Burgos, J. (2004). ¿Es la teoría del marco relacional inteligible? Acta Comportamentalia, 12, 1, 53-73.
  • Burgos, J. E. (2002). Herencia genética, sistema nervioso y conducta. En E. Ribes (Ed.), Psicología del Aprendizaje (pp. 43-78). México: Manual Moderno.
  • De-La-Peña, C., Parra-Bolaños, N., & Fernández-Medina, J. M. (2018). Análisis de la alfabetización inicial en función del tipo de familia. Ocnos, 17 (1), 7-20.
  • Dougher, M. J. (1998). Stimulus equivalence and the untrained acquisition of stimulus functions. Behavior Therapy, 29, 577-59.
  • Epstein, R. (1984). Simulation research in the analysis of behavior. Behaviorism, 12, 41-59.
  • Friman, P. C., Hayes, S. C. y Wilson, K. G. (1998). Why behavior analysts should study emotion: The example of ansiety. Journal of Applied Behavior Analysis, 31, 137-156.
  • Fuentes, J. B. y Quiroga, E. (2004). Los dos principios irrenunciables del análisis funcional de la conducta y del conductismo radical. Psicothema, 16, 4, 555-562.
  • Gazzaniga, M. S. (2008). Human: The science behind what makes us unique. New York: Harper Collins.
  • Kohlenberg, R. J., Tsai, M. y Dougher, M.J. (1993). The dimensions of clinical behavior analysis. The Behavior Analyst, 16, 2, 271-282.
  • Lissek, T., y Cols. (2017). Bulding bridges through science. Neuron, 96: 730-735.
  • Logatt-Grabner, C., y Castro, M. (2013). Neurosicoeducación para todos - Neurociencia para el cambio: “Una guía general para aquellos que están buscando un sentido a su vida”. Editorial Asociación Educar. (1ª Ed) 89 p.
  • Luciano, M. C. (1993). La conducta verbal a la luz de recientes investigaciones. Su papel sobre otras conductas verbales y no verbales. Psicothema, 5, 2, 351-374.
  • Parra-Bolaños, N., Herrera-Cárdenas, C., & Muñoz-Giraldo, A. (2017). Las neurociencias como herramienta de comunicación y desarrollo de los procesos de globalización. Revista Chilena de Neuropsicología, 12(1): 19-23.
  • Potter, B., y Wilson, M. (2000). Behavior analysis and artificial neural networks. Revista Mexicana de Análisis de la Conducta, 26, 141-158.
  • Pylyshyn, Z. W. (1973). What the Mind's Eye Tells the Mind's Brain: A Critique of Mental Imagery. Psychological Bulletin, 80, 1–25.
  • Rachlin, H. y Locey, M. L. (2011). A behavioral analysis of altruism. Behavioural Processes, 87, 25-33.
  • Rosenblatt, F. (1958). The perceptron: A probabilistic method for information storage and organization in the brain. Psychological Review, 65, 386–408.
  • Ribes-Iñesta, E. (2010). Teoría de la conducta II: Avances y extensiones. Editorial Trillas. 178 p.
  • Schneider, S. M., y Morris, E. K. (1992). Sequences of spaced responses: Behavioral units and the role of contiguity. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 58, 537-555.
  • Smith, C. L. y Hantula, D. A. (2008). Methodological considerations in the study of delay discounting in intertemporal choice: A comparison of tasks and modes. Behavior Research Methods, 40, 4, 940-953.
  • Sidman, M. y Tailby, W. (1982). Conditional discrimination vs. matching to sample: An expansion of the testing paradim. Journal of the Experimental Analysis of Behavior, 37, 5-22.
  • Unturbe, J. (2004). Sobre el análisis funcional del pensamiento irracional: una aportación desde el marco del conductismo radical. Psicología Conductual, 12, 1, 101-132.