Los “Neurotransmisores felices” que promueven nuestra supervivencia también cumplen una función esencial en el aprendizaje.
  • 12 de Febrero de 2015

Sin Neurotransmisores felices no hay aprendizaje (segunda parte)


Artículo de uso libre, sólo se pide citar autor y fuente (Asociación Educar).


El círculo vicioso de los “neurotransmisores felices”

Cuando sus “neurotransmisores infelices” se activan habitualmente usted no les agradece por promover su supervivencia. En lugar de eso se focaliza en cómo aumentar sus “neurotransmisores felices”.

Por ejemplo, cuando el hambre gatilla un sentimiento negativo, un mamífero busca comida. Encontrarla aumenta los “neurotransmisores felices” antes de que comience a comerla. 

Los “neurotransmisores felices” se activan cuando usted descubre una forma de encontrar sus necesidades.

Un mamífero debe asumir riesgos para localizar su satisfacción, ya que puede ser atacado por un predador mientras busca comida. Se expone a conflictos sociales mientras busca una pareja. Existe el peligro de perder sus hijos y con esto la preservación de sus genes. Los “neurotransmisores infelices” son la forma en la que el cerebro nos alerta sobre estos riesgos.

Los “neurotransmisores infelices” funcionan porque nos hacen sentir mal y así logran nuestra atención rápidamente. 

Cuando una gacela hambrienta huele un león, los sentimientos negativos la motivan a correr antes que a seguir comiendo. Ella sobrevive porque el olor a león gatilla un sentimiento que es mucho más poderoso que el hambre. Una vez que la gacela logra escapar del gran felino, los sentimientos negativos del hambre captan nuevamente su atención y busca un lugar seguro para pastar. 

Estamos vivos porque los “neurotransmisores infelices” captaron la atención de nuestros ancestros ante cada amenaza.

Los sentimientos negativos son generados por el Cortisol -hormona esteroide-, que puede ser disparado por: una disminución de su glucosa en sangre, el olor de un predador, la exclusión social o una miríada de otras señales de peligro.

Cuando el Cortisol se eleva, conecta y activa las neuronas cerebrales en forma instantánea. Esto genera un cableado cerebral que aprende a reconocer las claves que predicen peligro en el futuro.

Si uno siente una “alerta por Cortisol”, su Cerebro rápidamente busca una forma de detenerla. A veces la solución es tan obvia como sacar la mano de la pava ardiente. Pero, en otras oportunidades, los sentimientos negativos no tienen causas ni soluciones obvias. 

Este tipo de sentimientos mantienen el comando de su atención con el objetivo de que usted “debe hacer algo.” Su cerebro continúa explorando el medio ambiente para encontrar una forma de detener ese sentimiento negativo.

La sensación negativa promueve la supervivencia pero también puede ser la causa de problemas. Nos motiva a hacer cualquier cosa que disminuya el Cortisol.

¿Comer medio kilo de helado puede resolver haberse sacado un dos en un examen o que mi novia me haya abandonado? Desde la perspectiva de su cerebro, puede ser una solución. Conscientemente, usted sabe que comer medio de kilo de helado no resolverá el problema. Pero cuando algo hace que disminuyan los “neurotransmisores infelices” y aumenten los “neurotransmisores felices”, su cerebro aprende de esa experiencia. 

Cuando el medio kilo de helado aumenta los “neurotransmisores felices” (porque la grasa y el azúcar son escasos en la naturaleza), se “pavimenta” un circuito neuronal.

La próxima vez que tenga ese sentimiento de “debo hacer algo” este circuito neuronal lo verá como un “hacer algo” que usted ya conocerá, por lo que permanecerá en el arsenal de estrategias de supervivencia de su cerebro Límbico. El Cortisol es gatillado por desilusiones. Su cerebro Límbico le avisa cuando sus xpectativas no han sido cumplidas. Ese sentimiento de “debo hacer algo” atrae su atención si sus expectativas de amor o éxito no se cumplen, y su cerebro responde con las estrategias que ha incorporado.

La activación de los “neurotransmisores felices” dura un corto período de tiempo; estos son reabsorbidos y la conciencia de las amenazas a la supervivencia reaparecen.

La búsqueda del cerebro de “neurotransmisores felices” a menudo lleva a un círculo vicioso debido a sus efectos secundarios. 

Una frase anónima dice: “Todo lo que me gusta es ilegal, inmoral o engorda”.

Los “neurotransmisores felices”, debido a la selección natural, existen por sus efectos secundarios. Cuando los “neurotransmisores felices” disminuyen y buscamos más, obtendremos más efectos secundarios. Estos se acumularán hasta un punto en el cual pueden gatillar “neurotransmisores infelices”.

Ahora, la conducta que utiliza para generar felicidad crea más infelicidad. 

Y cuanto más Cortisol usted produzca, más motivado estará para repetir la conducta que usted supone que lo hará feliz: ya está “cableado” neuronalmente para la frustración.

Los círculos viciosos están en todas partes. Entre los más frecuentes se encuentran el alcohol, la comida chatarra, la compra compulsiva y las drogas. Otros círculos viciosos bien conocidos son tomar riesgos, enojarse y enamorarse. 

Cada una de estas conductas puede hacerlo sentir bien en un momento que usted estaba mal. El sentimiento positivo significa que los “neurotransmisores felices” están construyendo conexiones neuronales, haciendo que sea más fácil gatillar sentimientos positivos de esa manera en el futuro. Con el paso del tiempo se desarrolla una super-autopista neuronal. Ahora su cerebro puede activar esta conducta sin esfuerzo. 

Pero demasiado de una cosa buena puede gatillar “neurotransmisores infelices”, lo que le hace saber que es tiempo de detenerse. Sin embargo, es difícil parar porque su cerebro busca los “neurotransmisores felices”.

Por lo tanto, la misma conducta puede desencadenar a la vez sentimientos positivos o negativos, como si uno estuviera manejando con un pie sobre el acelerador y el otro pie sobre el freno.

Usted puede detener este círculo vicioso resistiéndose a esa sensación de “hacer algo” y vivir con el Cortisol activado. Esto último no es fácil porque el Cortisol demanda en forma intensa su atención. Esta hormona no evolucionó para que usted se siente y la acepte elevada. Pero se puede desarrollar la habilidad de no hacer nada durante una “alerta de Cortisol”, a pesar de la urgente necesidad de que la elevación del mismo desparezca de cualquier forma posible. 

Si no hace nada durante una elevación estimulará un circuito de felicidad alternativo en lugar del que generalmente activa durante estas situaciones. Un círculo virtuoso comienza en ese momento.

No es fácil ser un mamífero con una gran corteza. Tenemos suficientes neuronas como para imaginar cosas que no existen en vez de focalizarnos en lo real. 

Tener una gran corteza nos permite mejorar ciertas cosas, pero también nos deja con la sensación de que algo no está bien en el mundo que nos rodea. 

Esto puede llevar a tomar decisiones que aumentan los “neurotransmisores infelices”. La realidad puede ser una desilusión comparada con el mundo ideal que la corteza puede llegar a imaginar.

¿Y qué pasa con el amor?

El Sistema Límbico fue naturalmente seleccionado a lo largo de millones de años por su capacidad de aumentar las posibilidades de reproducción. 

La sexualidad y el amor son ejemplos típicos que estimulan la reproducción y permiten perpetuar nuestros genes. Por todo esto no es sorprendente que aumenten los “neurotransmisores felices”. Competir exitosamente por parejas con buenos atributos promueve sus genes y activa sus “neurotransmisores felices”.

Las alianzas sociales suscitan el éxito reproductivo. Los mamíferos con más aliados sociales y con un “status” elevado en su grupo social tienen más posibilidades de que sus hijos sobrevivan. 

El cerebro produce el éxito social recompensándolo con “neurotransmisores felices”. Si nuestra posición social es amenazada, nos lo advierte mediante una elevación de Cortisol porque esto es una amenaza para la propagación de nuestro ADN.

Cada “neurotransmisor feliz” recompensa el amor de una manera diferente.

- La Dopamina es estimulada por la búsqueda del amor. Nos avisa que nuestras necesidades están a punto de ser encontradas. Para los humanos hallarla es inigualable: nos genera una gran elevación de Dopamina porque una larga búsqueda para encontrar una necesidad estimula una verdadera “explosión” de Dopamina.

- La Oxitocina es generada por la confianza social, el orgasmo y el tacto. 

El sexo crea una gran elevación de Oxitocina, causando una gran confianza social, aunque de corta duración. El parto también lo hace tanto en la madre como en el bebé. Finalmente, la amistad también estimula la Oxitocina.

- La Serotonina es estimulada en el amor por la posición social de nuestra pareja, el orgullo de estar asociado a alguien con un status social elevado.

Cuando uno recibe el afecto de una persona socialmente deseable, esto aumenta los niveles de Serotonina. Cuando uno obtiene la admiración de otras personas también acrecienta la Serotonina.

- La Endorfina es estimulada por el dolor físico o emocional. El llanto también estimula la Endorfina. Si alguien que usted ama le genera dolor, la Endorfina liberada pavimenta un circuito neuronal, “cableando” su cerebro para esperar un sentimiento positivo ante el dolor en el futuro. 

Muchas personas aprenden a tolerar relaciones dolorosas porque su cerebro ha aprendido a asociar esa relación interhumana disfuncional con el sentimiento positivo de la Endorfina.

No existe el “amor gratis” en la naturaleza. Los “neurotransmisores infelices” invaden su vida mientras usted busca el amor de todas las formas posibles. El cerebro promueve la liberación de Cortisol cuando se da cuenta de que sus propuestas sociales son una desilusión. Este sentimiento negativo motiva al cerebro a “hacer algo.” Le recuerda que su ADN será aniquilado si no toma las riendas del su problema.

Perder a su amante libera una gran cantidad de “neurotransmisores infelices”. Para el cerebro es difícil terminar una relación amorosa porque los circuitos “pavimentados” por la Oxitocina aún están ahí. Pero si no puede romper la relación sus genes están condenados. El dolor generado por la pérdida del amor en realidad promueve la supervivencia de su ADN ya que posibilita “recablear” sus circuitos cerebrales de manera tal que pueda seguir adelante y buscar una nueva pareja. 

En cierta forma, el Cortisol promueve el amor ayudándonos a evitar aquellos lugares donde no lo conseguiremos.