En el día de hoy, luego de 15 años, he decidido retirarme de mi lugar de presidente.
  • 04 de Abril de 2019

Mensaje del Dr. Carlos Logatt Grabner, miembro fundador de Asociación Educar para el Desarrollo Humano

En el día de hoy, luego de 15 años, he decidido retirarme de mi lugar de presidente.

Luego de mi ACV, hace un año y medio, entre diversas cosas, perdí mi capacidad de hablar y ser autosuficiente en cosas tan sencillas como bañarme. Todo lo que me dio la ciencia y, principalmente, el acompañamiento fraternal de muchas personas a las que les debo mi recuperación, me ayudó a poder ir logrando grandes avances y a ser un gran agradecido con la vida. No obstante, aún me queda mucho por mejorar y recuperar, y eso me ha llevado a reflexionar sobre que ya no dispongo de las fuerzas para cumplir con mi rol en la asociación, por lo que es el momento de dedicarme en exclusividad a recuperarme.

Como cierre de esta etapa, deseo brindar una reflexión que humildemente intenta resumir todo este tiempo:

Nuestro camino por la vida comienza desde los primeros pasos. A veces en esos movimientos iniciales nos vamos dando cuenta de que hay tanto de nosotros mismos que deseamos entender, comenzando por acciones, reacciones y pensamientos.

Como a muchas personas, diversas situaciones de mi vida me han llevado a buscar respuestas y, en ese recorrido, entre tantas cuestiones de las cuales ilustrarse, conocí diferentes personas, ideas y maestros.

Hoy miro hacia atrás y pienso que si bien algunos recorridos me alejaron de llegar antes al camino que desde hace más de 20 años elijo, han sido parte de mi historia y, si no hubiera buscado, tal vez nunca lo habría encontrado.

Cuando la ciencia comenzó a mostrarme que podía comenzar a hallar en ella ciertas verdades aproximadas –ya que incluso en la ciencia las cosas cambian y como médico conocí innumerables ejemplos de esto–, sentí que había descubierto al fin lo que tanto buscaba y, desde entonces, este es el camino que me llevó a fundar en el año 2003 Asociación Educar para el Desarrollo Humano (AE).

Para muchos la ciencia es sólo un modo de interpretar y ver la vida, y cuanto más aprendo, más respeto que hay tantos modos de observar y que lo que tanto necesitamos es entender que somos seres humanos que podemos aprender a ser mejores personas.

A lo largo de este recorrido, y gracias al inmenso apoyo de todos ustedes, AE conformó un maravilloso equipo de personas que cuidan de su gran objetivo fundacional: que todos podamos cada día tener presente el crecimiento como mejores seres humanos, para crear sociedades más respetuosas, justas y equitativas que las actuales. Cada uno de los integrantes le da y ha dado una calidad humana y profesional que día a día van transformando a AE en un espacio de crecimiento y mejora continua.

Una de mis mayores alegrías fue la de colaborar, hace poco más de 2 años, en el desarrollo de un Laboratorio de Investigación en Neurociencias y Educación, completamente autofinanciado, que a pesar de su corta existencia, se encuentra desarrollando investigaciones en varios países próximas a publicarse, disponiendo de convenios con la Universidad Católica Argentina - Facultad "Teresa de Ávila" (Argentina), la Universidad Abierta Interamericana (Argentina), la Universidad Madero (México), la Universidad Maimónides (Argentina), la Institución Universitaria Marco Fidel Suárez (Colombia), la Universidad Casa Grande (Ecuador), la Institución Universitaria CESMAG (Colombia), la Universidad de Holguín (Cuba), la Universidad Nacional de Villa María (Argentina) y la Universidad Mariana (Colombia).

También me ha colmado de gratificación el hecho de que la Neurosicoeducación hoy sea certificada por la institución que me enseñó a amar mi profesión: la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

La vida es un proceso y aceptarnos humanos nos permite cambiar y transformarnos.

Mi mayor anhelo es que todas las personas desistamos de pelearnos por ver quién tiene la razón, dado que, con el paso del tiempo, dicha razón ha ido cambiando una y otra vez, y nos empecemos a enfocar en las cosas que nos unen, que nos permiten crear sociedades más justas y equitativas, en la cuales el desarrollo humano y en valores se complemente con la formación académica.

Todas las personas debemos ser un patrimonio de la humanidad.

Me despido dejando un afectuoso saludo y un inmenso agradecimiento a todos los que me acompañaron en este camino. Seguiré colaborando, desde este nuevo lugar, en todo lo que me sea posible.

Dr. Carlos Logatt Grabner