Es un neurotransmisor inhibidor en el sistema nervioso central, especialmente en la médula espinal y el tallo cerebral.
  • 27 de Enero de 2014

Ilustración neurociencias: Glicina


Ilustración de uso libre, sólo se pide citar la fuente (Asociación Educar).


Es un neurotransmisor inhibidor en el sistema nervioso central, especialmente en la médula espinal y el tallo cerebral.

La glicina no es esencial en la dieta humana, ya que el propio cuerpo se encarga de sintetizarla; lo hace a través de dos vías: la fosforilada y la no-fosforilada.

Los aminoácidos que activan el receptor de la glicina son: la b-alanina, taurina, L-alanina, L-serina y prolina.

En la actualidad se ha despertado un enorme interés en el estudio de la Glicina, debido a que modulando su acción y manteniendo niveles adecuados de glicina en el espacio intersináptico, podría lograse disminuir la excitotoxicidad producida por la hiperfunción de receptores de glutamato del tipo NMDA (N-metil-D-aspartato) y, modelar los síntomas de la esquizofrenia, o bien activar funciones cognitivas en el hipocampo.

Algunas funciones que desempeña:

  • Ayuda a controlar los niveles de amoniaco en el cerebro.
  • Actúa como un neurotransmisor tranquilizante del cerebro.
  • Ayuda a aumentar la liberación de la hormona del crecimiento.
  • Mejora el almacenamiento de glucógeno, liberando así a la glucosa para las necesidades de energía.
  • Ayuda a mantener sano el sistema nervioso central.
  • Colabora en la correcta actividad del sistema inmunológico.
  • Es un aminoácido útil para reparar tejidos dañados, ayudando a su curación.

Bibliografía:

  • Bustamente Zuelta, E. (2007). El sistema nervioso: desde las neuronas hasta el cerebro humano. Antoquia: Universidad de Antioquia.