Todos en alguna oportunidad hemos perdido el control, pero si somos realmente sinceros deberíamos reconocer que son muchas las veces las nos sucedió esto. Esto que nos sucede tiene una razón: la capacidad de autocontrol es limitada.
  • 03 de Febrero de 2014

Las exigencias y el cansancio agotan la capacidad de autocontrol de nuestro cerebro


Artículo de uso libre, sólo se pide citar autor y fuente (Asociación Educar).


Diversos estudios, entre los que se encuentran los del Dr. William Hedgcock, han presentado que el autocontrol es un recurso limitado, debido al alto consumo que significa para el cerebro. Por ello si durante el día tenemos muchas situaciones que exigen su aplicación, es común que nos cueste e incluso no logremos actuar calmos en circunstancias que lo requieran.

Esta nueva investigación realizada en la Universidad de Iowa y publicada en la revista Journal of Consumer Psychology, fue liderada por Hedgcock y sus colaboradores, quienes se ocuparon de escanear a través de resonancia magnética funcional, los cerebros de voluntarios mientras realizaban tareas de autocontrol. 

Los científicos pudieron observar la activación de dos zonas de la corteza prefrontal (el área más evolucionada de nuestro cerebro), una de ellas es la corteza cingular anterior que enciende una especie de alarma cuando distingue una situación en la que se requiere autocontrol y es como si dijera: "Atención, hay varias respuestas para esta situación y algunas pueden no ser muy buenas”. Esta área siempre se activa independientemente de la decisión que se tome.

La otra área implicada es la corteza prefrontal dorsolateral que nos permite decidir y evaluar. Ésta es la que dice: "Tengo muchas ganas de hacer cosas no convenientes, pero debo superar este impulso y actuar más inteligentemente". El estudio demostró que cuando estamos cansados o sumergidos en mucha exigencia, está zona tiene menos actividad y esto es sinónimo de menor capacidad de control.

Para los investigadores la capacidad de autocontrol debería ser comparada con una piscina que se puede vaciar por el uso y volverse a llenar cuando estamos en un ambiente sin excesivos conflictos, lejos de "tentaciones o conflictos que lo desgastan".

Los resultados de este trabajo pueden aplicarse a desarrollar programas más acordes para adicciones o afecciones que afectan el dominio personal. Desde la visión de la Neurosicoeducación, esta investigación también es muy importante para tener presente por todos, ya que al estar cada día más demandados por distintas actividades e incluso por nuestras propias exigencias o las del medio ambiente. Llegamos a un punto en donde nuestra capacidad de autocontrol se ve disminuida y sin desearlo terminamos, por ejemplo, comiendo más de lo debido o discutiendo sin sentido.

Por ello algunos tips a tener en cuenta son:

  • Antes de una reunión o actividad que exigirá de nuestra capacidad de autocontrol, debemos descansar y reponer energías.
  • Si tuvimos un día con intensa actividad mental o física, debemos tener muy en cuenta que no nos resultara fácil resistirnos a las tentaciones.
  • Si estamos muy exigidos o cansados, será más fácil que podamos perder la paciencia.
  • Si deseamos comenzar, por ejemplo, una dieta o hacer cambios debemos tener presente el contar con energía para cumplir con las metas propuestas.
  • Aprender a detectar contextos en donde nuestro autocontrol disminuye y aceptar que en el mismo nuestra capacidad de toma de decisiones acertadas también lo hace.
  • Tener presente que si sometemos a otros a un nivel de exigencia muy alta o por encima de lo que un individuo puede en determinado momento o situación, su autocontrol se verá disminuido.
  • En el ámbito educativo es bueno conocer si los alumnos han descansado correctamente, si la materia anterior o el grupo de compañeros exigió demasiado autocontrol, etc. Para saber qué esperar de cada alumno y al igual que en el punto anterior, tener presente el realizar tareas que permitan a la UCCM reponerse y con ella su capacidad de autocontrol. En el caso de los cerebros más jóvenes, recordar que la corteza prefrontal aún está inmadura y con ella el autocontrol aún es menor.
  • En el ámbito laboral los líderes deben tener muy en cuenta el nivel de agotamiento o energía con que cuenta su equipo para hacer propuestas, pedir cambios o realizar tareas que permitan a los miembros del mismo reponerse. Incluso definir posibles días de descanso, espacios de esparcimiento en horas laborales, etc.
  • Recordar descansar antes de una reunión o actividad que exija de nuestro autocontrol o hacerlo luego de un día complejo, así de ese modo respetaremos a nuestra UCCM y tendremos a nuestra CPF (corteza prefrontal) con la energía necesaria para cumplir con sus funciones más exquisitas.

Bibliografía:

  • Hedgcock, W. M., Vohs, K. D., Rao, A. R. (2012). Reducing self-control depletion effects through enhanced sensitivity to implementation: Evidence from fMRI and behavioral studies. Journal of Consumer Psychology, 22(4), 486–495.