Un proceso educativo con un enfoque creativo busca generar en los alumnos respuestas diferentes en detrimento de la uniformidad creada en los espacios de enseñanza tradicionales.
  • 09 de Junio de 2015

Educar para la creatividad


Artículo de uso libre, sólo se pide citar autor y fuente (Asociación Educar).


“El énfasis de la educación no debería estar tanto en lo que deben aprender los estudiantes, sino en qué podrán hacer con lo que aprendan”. Paul Torrance

La visión de una educación creativa está encaminada en transformar a la persona.

Existen tres vertientes que orientan el desarrollo en una educación creativa. Éstas tienen en común una letra C inicial:

  • Creatividad.
  • Capacidad para aprender.
  • Cambio.

Tanto la creatividad como el aprendizaje involucran de manera implícita el cambio y la capacidad de manejarlo. Este proceso conlleva el desprenderse de lo conocido, para desapegarse y expandir las zonas de confort. Asimismo, la voluntad de asumir riesgos, probar cosas nuevas, identificar y controlar los miedos y la aptitud de manejar el error de forma constructiva.

La creatividad, la capacidad para aprender en forma permanente y el cambio se interrelacionan en una danza que se traduce en la transformación de la persona.

Enseñar: Un acto creativo que genera resonancia en el alumno.

En física la resonancia es la tendencia de un sistema para absorber más energía cuando la frecuencia de las oscilaciones coincide con su frecuencia natural de vibración. Hablar de resonancia en la enseñanza creativa permite generar una sintonía entre el facilitador y los alumnos que promueve el pensamiento creativo, la motivación y el aprendizaje relevante. Analizaremos cuáles son las condiciones que se requieren para lograr dicha resonancia en el alumno.

El acto creativo:

  1. Es novedoso, al menos para la persona que lo realiza.
  2. Satisface una necesidad (de diversa índole) y, por lo tanto, es útil y eficaz.
  3. Es ético: no provoca daño ni perjuicio a otra persona, forma de vida o al ambiente.

Es necesario distinguir entre la enseñanza que se califica como creativa por ser novedosa, original y pertinente, y una enseñanza creativa que promueve el desarrollo de la creatividad a la que podríamos llamar enseñanza para la creatividad.

Una enseñanza creativa:

- Es novedosa, imaginativa, variada y pertinente.

- Promueve el desarrollo de las competencias creativas de los alumnos.

Objetivos que persigue la enseñanza creativa:

  1. Estimular las competencias creativas de los alumnos.
  2. Promover el aprendizaje significativo, relevante, constructivo y generador.
  3. Favorecer las capacidades de los alumnos para transformarse.

Diferencias entre el aprendizaje acumulativo y el aprendizaje generador:

Principios para una enseñanza creativa:

  1. Es multimodal: se apoya en diferentes métodos y estrategias dependiendo de los objetivos de aprendizaje, el punto de partida de los alumnos, sus ideas previas, sus habilidades, etc.
  2. Utiliza multilenguajes: toma en cuenta la diversidad de talentos y de estilos cognitivos de los alumnos. Se utilizan todos los lenguajes, no sólo el verbal, sino también la representación visual, gráfica y tridimensional, el movimiento y la dramatización. Se busca que cada uno encuentre el canal más adecuado para favorecer su aprendizaje y expresar su creatividad.
  3. Es flexible: puede adecuarse a necesidades particulares que suelen surgir por parte de los alumnos. Los temas de interés que aparecen inesperadamente en el aula no resultan un estorbo sino una oportunidad para inyectar novedad a la dinámica cotidiana.
  4. Es globalizadora e integradora: brinda la oportunidad de promover en los alumnos una visión de gran angular de los temas de estudio para visualizar las relaciones que hay entre ellos.
  5. Incorpora la diversidad: ya que en lugar de dirigirse a un alumno promedio inexistente, toma en cuenta la diversidad de intereses, de capacidades y de estilos de aprendizaje.
  6. Favorece el aprendizaje colaborativo: el equipo se vuelve indispensable para la solución de desafíos. Mediante el trabajo en grupos colaborativos se da la oportunidad para que cada miembro aporte sus talentos y capacidades y, al mismo tiempo, reciba el apoyo de sus compañeros.
  7. Plantea desafíos: procura generar en el alumno la necesidad de buscar soluciones a los cuestionamientos que se le proponen. Se le brindan oportunidades para poner a prueba sus capacidades. Plantea problemas en lugar de solo dar información que se debe recordar. Esto propicia ejercitar la tolerancia a la ambigüedad.
  8. Estimula la toma de riesgos: el facilitador presenta al alumno situaciones novedosas y desafiantes en un ambiente de seguridad emocional. Para incursionar en el pensamiento creativo es indispensable tener la capacidad de probar situaciones novedosas que puedan representar un riesgo debido al desconocimiento.
  9. Promueve el sentido del humor: la broma y el chiste fomentan el pensamiento creativo al favorecer la lectura de la realidad en múltiples niveles de manera simultánea. El sentido del humor es una vitamina que estimula la ruptura de esquemas, estereotipos y generalizaciones al dar diversas interpretaciones a una palabra o imagen. Hablamos aquí del “buen” sentido del humor, generado en un ambiente de confianza y relajado, en donde no se perciben amenazas psicológicas como la burla o la ironía.
  10. Se apoya en el juego: en la enseñanza creativa se diluye la dicotomía juego-trabajo porque hay docentes que piensan que sólo se aprende cuando estamos serios. El juego es una oportunidad de aprendizaje y el aprendizaje real es divertido y estimulante. Las actividades lúdiscas permiten aprender de los compañeros, de la situación, de la risa y de la diversión. Posibilita observar la realidad de una forma diferente, refrescar la mirada al relajarse y partir de la idea de que “es solo un juego” con lo cual las actitudes se flexibilizan haciendo a un lado la seriedad que, en ocasiones, viene anclada al aburrimiento y a la desmotivación.
  11. Es inquisitiva: estimula la generación de preguntas y la curiosidad del alumno de forma que brinda oportunidades para que ejerciten sus habilidades de indagación, cuestionamiento y análisis.
  12. Es metafórica: se apoya en el uso de analogías y metáforas para ampliar la comprensión de la realidad, promoviendo asociaciones diversas.
  13. Promueve el aprendizaje a partir del error: el facilitador da tiempo para comprender cuál es la fuente del error. Las equivocaciones se consideran una oportunidad para aprender tanto para el facilitador como para los estudiantes. No se les considera una fuente de vergüenza o un motivo para sancionar o criticar. En la enseñanza creativa se promueve en los alumnos el análisis del error de una manera constructiva.
  14. Fortalece la autoestima del alumno: al introducirla en un espiral de aprendizaje, crecimiento y creatividad, la enseñanza creativa genera múltiples oportunidades para que el alumno experimente logros y satisfacciones que apuntalan el reconocimiento de sus talentos, habilidades y capacidades.

Con estos conceptos como guía, el docente cambia su rol y más que contentarse en cómo ser un transmisor del conocimiento, se convierte en un facilitador, en un líder y en un mediador del aprendizaje.

¿Qué puede obstaculizar la creatividad en la escuela?

- La burla de los compañeros o el docente ante preguntas que parecen absurdas.

- Premiar con nuestra atención solo las respuestas esperadas o consideradas correctas.

- Hacer únicamente preguntas convergentes orientadas a la obtención de respuestas correctas.

- No involucrar a los alumnos en la elección de las estrategias para abordar los temas o para alcanzar los objetivos de aprendizaje.

- Considerar que los errores deben erradicarse y que son algo de lo que nos avergonzamos. 

- Ser predecibles en cuanto a las estrategias de enseñanza que se utilizan.