Cuidar las horas sueño y descansar las horas necesarias es fundamental para cuidar nuestro estado emocional, toma de decisiones y rendimiento cognitivo.
  • 25 de Noviembre de 2019

El mal descanso afecta nuestras emociones

Actualmente vivimos en sociedades en las cuales dormir las horas necesarias parecería ser un lujo para unos pocos. Sin embargo, numerosas investigaciones nos alertan de los efectos nocivos que la falta de sueño ocasiona en nosotros.

Día a día numerosos artículos y notas resaltan la necesidad de tener hábitos de vida saludables, pero se suele hacer mayor mención a la alimentación y al ejercicio físico, dejando de lado la importancia del buen descanso.

Sin embargo, los resultados de diversas investigaciones indican que dormir menos de lo adecuado afecta nuestro estado emocional, toma de decisiones, rendimiento cognitivo, salud física y sistema inmunológico, mientras que, por el contrario, descansar adecuadamente nos beneficia.

Un dato interesante es saber que cuando no dormimos el tiempo adecuado para nuestra edad no compensamos la falta de horas de descanso durmiendo más el fin de semana. Este factor es importante de tener presente ya que cuando dormimos poco vamos acumulando un cansancio progresivo que nos va afectando del mismo modo.

Pensemos por un momento qué sucede cuando dormimos bien: nos despertamos sintiéndonos descansados y renovados. Para lograr este estado, necesitamos experimentar cada una de las etapas del sueño. Los períodos del sueño pueden dividirse en dos categorías: movimiento ocular rápido (REM, en inglés) y sin movimiento ocular rápido (NREM, en inglés).

La etapa NREM representa alrededor del 75% del tiempo de sueño total y consta de fases de sueño progresivamente más profundo. Durante esta etapa la actividad cerebral experimenta ondas lentas y difícilmente nos despertemos. Se la considera reconstituyente para la salud. La REM se caracteriza por alta actividad cerebral y es cuando aparecen los sueños. Tiene una duración de 10 minutos aproximadamente y, por lo general, ocurre 90 minutos después de conciliar el sueño y cada 90 minutos de allí en adelante. Los ojos se mueven, pero el cuerpo está inmóvil. Se la relaciona con la consolidación de las experiencias del día y con la memoria. Pero no solo la memoria se ve favorecida por el descanso. En las etapas de sueño profundo las asociaciones que hace el cerebro permiten encontrar salidas creativas e ideas innovadoras a los problemas y desafíos para los cuales muchas veces no encontramos solución durante el día, tal como lo demuestran las investigaciones de Jan Born, del Instituto de Neuroendocrinología de la Universidad de Lübeck, Alemania.

El ciclo de sueño NREM a REM trabaja en conjunto para que podamos relajar y recomponer el cuerpo mientras descansamos. 

Una nueva investigación, liderada por Matthew Walker, profesor de neurociencia y psicología de la Universidad de Berkeley, se centró en cómo nos afecta emocionalmente el descanso. Los resultados le permitieron al equipo de Walker observar cómo una noche de buen dormir estabiliza las emociones y ayuda a reducir el estrés, mientras que el sueño insuficiente amplifica la ansiedad y puede provocar un aumento notable en los niveles de estrés emocional.

En su estudio pudieron observar que el tipo de sueño más apto para calmar y restablecer el cerebro ansioso es el sueño NREM.

Para sus experimentaciones utilizaron equipos de resonancia magnética funcional y polisomnografía, además de medir los niveles de ansiedad a través de un cuestionario conocido como Inventario de Ansiedad por Rasgos de Estado.

El trabajo consistió en presentarle a los voluntarios videos emocionantes después de una noche de sueño y nuevamente después de una noche de insomnio. Los niveles de ansiedad se midieron posteriormente a cada sesión.

Después de una noche sin dormir, los escáneres cerebrales mostraron una disminución notable en la actividad de la corteza prefrontal medial que normalmente ayuda a mantener nuestra ansiedad bajo control, mientras que los centros emocionales más profundos del cerebro estaban hiperactivos como si estuvieran pisando el pedal de su acelerador mental, expresó Walker.

Por el contrario, después de una noche completa de sueño durante la cual las ondas cerebrales de los participantes se midieron a través de electrodos colocados en sus cabezas, los resultados mostraron que sus niveles de ansiedad disminuyeron significativamente, especialmente para aquellos que experimentaron más sueño NREM de onda lenta.

Para ampliar su trabajo, los investigadores sumaron un estudio en línea durante cuatro días pidiéndoles a los participantes que describieran su calidad y horas de sueño en cada noche y nivel ansiedad al día siguiente. Los resultados mostraron que la cantidad y calidad del sueño predecían cuán ansiosos se sentirían al día siguiente. Incluso los sutiles cambios nocturnos en el sueño afectaron sus niveles de ansiedad.

Día a día vemos que una competencia a desarrollar es la de gestión emocional. Sin embargo, poco se habla de las competencias que hacen al desarrollo de nuestra responsabilidad por el cuidado de la UCCM (Unidad Cuerpo Cerebro Mente), propia como la de las otras personas con las que interactuamos para que la misma pueda manifestarse en todo su potencial y como puede desprenderse de este y muchos otros estudios, el sueño no es un lujo sino una necesidad básica.

Si todas las personas tendemos a dormir menos horas cada día, y si todos nos vemos afectados por las consecuencias de esta poco sana "tendencia" actual, este tema no puede quedar fuera de nuestra agenda.

Los invito a que por unos días anoten cuántas horas duermen y reflexionen si no es una prioridad comenzar a sumar la rutina de dormir las horas adecuadas. 

Recomendaciones sobre la duración del sueño: www.asociacioneducar.com/national-sleep-foundation


Bibliografía:

  • López, M., y Iglesia, F. (2019). La peligrosa relación entre el sueño y el estrés: efectos en el aprendizaje. Asociación Educar para el Desarrollo Humano. Recuperado de: https://asociacioneducar.com/8vasuenoestres
  • López, M., y Iglesia, F. (2019). Dormir poco y acostarse tarde afecta el rendimiento escolar. Asociación Educar para el Desarrollo Humano. Recuperado de: https://asociacioneducar.com/invdorre
  • Venkatraman, V., Huettel, S. A., Chuah, L., Payne, J. W., & Chee, M. (2011). Sleep Deprivation Biases the Neural Mechanisms Underlying Economic Preferences. Journal of Neuroscience, 31(10), 3712-3718. doi: 10.1523/JNEUROSCI.4407-10.2011
  • Van der Helm, E., Yao, J., Dutt, S., Rao, V., Saletin, J. M., & Walker, M. P. (2011). REM Sleep Depotentiates Amygdala Activity to Previous Emotional Experiences. Current Biology, 21(23), 2029–2032. doi: 10.1016/j.cub.2011.10.052
  • Dumay, N. (2016). Sleep not just protects memories against forgetting, it also makes them more accessible. Cortex, 74, 289-96. doi: 10.1016/j.cortex.2015.06.007
  • Van der Werf, Y. D., Altena, E., van Dijk, K. D., Strijers, R. L., De Rijke, W., Stam, C. J., & van Someren, E. J. (2010). Is disturbed intracortical excitability a stable trait of chronic insomnia? A study using transcranial magnetic stimulation before and after multimodal sleep therapy. Biol Psychiatry, 68(10), 950-5. doi: 10.1016/j.biopsych.2010.06.028
  • Rasch, B., & Born, J. (2013). About sleep's role in memory. Physiol Rev, 93(2), 681-766. doi: 10.1152/physrev.00032.2012
  • Ben Simon, E., Rossi, A., Harvey, A. G., & Walker, M. P. (2019). Overanxious and underslept. Nature Human Behaviour. doi: 10.1038/s41562-019-0754-8

Imagen: Freepik