¿Qué se necesita para realmente relacionarse con los alumnos en una cultura de la impaciencia? Requerimos de una atención bidireccional para que nuestras interacciones sean mutuamente gratificantes. ¿Cómo logramos esto? Dejamos de tratar de captar la atención y comenzamos a prestar atención. La intriga mutua es la clave para transformar una frustrante comunicación unidireccional en una gratificante conexión bidireccional.
  • 12 de Julio de 2016

Conferencia: Capturología, el arte de captar la atención