Es indudable: el amor cambia a las personas. Los rostros y expresiones de los enamorados desprenden felicidad, bienestar y mucha motivación. Según estudios científicos, esto se debe a las modificaciones químicas producidas en el cerebro a partir de la aparición de uno de nuestros neurotransmisores estrella -la dopamina- que activa el circuito de recompensa. En este espacio descubriremos las áreas del cerebro relacionadas con el amor, la motivación, el aprendizaje y el modo de mantenerlas encendidas.
  • 30 de Marzo de 2016

Conferencia: Amor y mariposas en el... ¿Cerebro?