Para que los niños comprendan los límites establecidos en casa o en el colegio, es importante que estos sean claros y se conozcan con anticipación.
  • 05 de Octubre de 2018

¿Cómo deberían ser los límites?

A la hora de establecer límites, existen varias cuestiones a considerar tanto por parte de los docentes como de los padres. En primera instancia, los límites deben ser:

  • Claros
  • Constantes
  • Conocidos con anticipación
  • Estables a lo largo del tiempo

Asimismo, es importante que las normas planteadas sean respetadas y cumplidas por los adultos porque los chicos aprenden mayormente por imitación.  Además, es fundamental que los chicos comprendan que las conductas siempre generan consecuencias (buenas o mala, según cómo se proceda).

Para dar un único mensaje, ya sea en la familia como en el jardín/colegio, los adultos o las autoridades de una institución tienen que consensuar previamente el lineamiento que establecerán.

A su vez, debe quedar de manifiesto que lo que se limita es la conducta y no el sentimiento que la acompaña. Los chicos tienen que entender cuál es la razón de las pautas establecidas y que por cometer un error no se los dejará de querer. Adicionalmente, los discursos a través de los cuales se buscará marcar un límite no solo deben coherentes a nivel gestual sino también oral.

Finalmente, los límites instaurados deben tener consecuencias inmediatas en el tiempo, proporcionales a la situación que las provocó y con una relación lógica con ese evento.


Imagen: Designed by Daviles / Freepik