Si bien una droga puede actuar sobre varios órganos simultáneamente, podemos destacar las diferentes formas en las que nuestro cerebro es afectado por éstas.

Adolescencia y consumo de drogas “legales” e ilegales para adolescentes (primera parte)

Fecha 20 de Mayo de 2014

Artículo de uso libre, sólo se pide citar autor y fuente (Asociación Educar).


Leer: segunda parte; tercera partecuarta parte.

El alcohol debilita los centros del Sistema Nervioso Central que regulan el juicio y la estabilidad emocional. Estas emociones liberadas hacen que sea posible que intentemos tener una posibilidad con una mujer, con un hombre o con una locomotora que avanza a toda velocidad.

El alcohol logra este “milagro” actuando como una poderosa bengala que estalla en el medio de nuestro cerebro. Sus efectos afectan las membranas neuronales, los iones, los receptores y los neurotransmisores. Todo esto por un “inocente” shot de tequila.

Casi todos sabemos que el cerebro es importante. De hecho, Woody Allen denominó a su cerebro como su segundo órgano favorito.

Cada persona tendrá su órgano favorito y las drogas, también. Por ejemplo, los opiáceos bloquean el dolor en el Sistema Nervioso Central y también generan constipación. Primera lección: una droga actúa sobre varios órganos simultáneamente.

El cerebro tiene 150.000.000.000.000 de neuronas (¡0.15 cuadrillones!). Normalmente, perdemos unas 85 mil neuronas por día y muchas más si fumamos y tomamos alcohol.

¿Cuál es la droga que mata más personas? La nicotina (una droga “legal”). Fume y tendrá un 50% de mortalidad, una posibilidad de 50% de posibilidades de morirse es e-nor-me.

El 72% de los adolescentes ha probado el alcohol. Cuanto más joven se empieza a tomar alcohol mayores son las posibilidades de ser alcohólico en la vida adulta.

Si se comienza a fumar a los 12 años, las posibilidades de usar una droga ilegal aumentan un… ¡457%!

¿Por qué los adolescentes consumen drogas?:

  • Para ser más sociables.
  • Por presión de los pares.
  • Para disminuir el estrés.
  • Para aumentar la autoestima.
  • Como forma de rebelarse contra los adultos que los rodean.
  • Por la necesidad de experimentar.

En el adolescente, la parte del cerebro emocional salta por encima del cerebro racional (o sea madura antes). Por lo tanto, es el tiempo de conductas de riesgo: consumir drogas es uno de esos comportamientos pasionales e irracionales.

Es el motivo neurobiológico por el cual Romeo mata a Teobaldo. Tarda unos años para que el cerebro del juicio alcance al pasional, unos 30 años en los hombres, ¡madres y padres, a no desesperar! En algunas personas no lo alcanza jamás.

Problemas con las drogas:

1. Cuestan dinero: además del costo de la botella de cerveza, está el costo hospitalario, accidentes, litigios legales, etc. que se pagan con sus impuestos o con el dinero de su propio bolsillo.

2. Las drogas son “complicadas”: Saber “cuánto está bien” (la dosis) de una droga no siempre es fácil. Uno puede estar entonado, borracho, comatoso o muerto dependiendo de cuanto alcohol tomó.

Segunda lección: ¡La dosis lo es todo! Y las dosis son persona-específicas. Pero la dosis depende de muchos factores:

* Polifarmacia: tener más de una droga en el cuerpo empuja los límites de lo que éste puede tolerar. Imagínese lo que pasaría en un cerebro pasado de marihuana, inundado por seis latas de cerveza y tres shots de vodka. Piense un juego de Súper Mario con 3 Marios saltando en la pantalla simultáneamente con el triple de cangrejos, tortugas, moscas y bloques de hielo. ¡Es un caos químico!

* Sinergia: es cuando se toman dos drogas juntas o más. El Valium sólo raramente es peligroso, aún en sobredosis. Pero es muy peligroso en sinergia con el alcohol.

Ruleta rusa con las drogas

En la ruleta rusa se vacían todas las cámaras de un revolver salvo una. Luego se gira el cargador y se apunta a la sien y se tira del gatillo. Si hay 6 cámaras, la posibilidad de morir es de 1 en 6.

Algo parecido pasa cuando alguien consume una droga. El problema es que el riesgo nunca es cero. La única posibilidad de tener cero riesgos es no consumir. Cuanto más tiempo se juega a la ruleta rusa con las drogas más posibilidades de un final infeliz.

¡La posibilidad de morir en la adolescencia aumenta un 500%!

Ser hombre es un factor de riesgo: los hombres tienen 9 posibilidades más de morir en hechos relacionados con las drogas. La edad es otro componente importante: entre los 15 y los 24 años las drogas y el alcohol están entre los tres asesinos más importantes de los jóvenes mediante los accidentes, homicidios y el 75% de los suicidios.

La muerte directa por drogas ilegales o por alcohol es por:
- Tomar mucho muy a menudo.
- Mezclar drogas.
- Detoxificarse en el baño.

¿Quiénes son los malos de esta película? Los divido en los estranguladores que matan en forma lenta y los relámpagos que matan rápidamente.

Relámpago:

- Tabaco: incendios, accidentes de auto, infarto y accidente cerebrovascular.
- Alcohol: accidentes, homicidios, sobredosis y suicidios.
- Heroína y Opioides: sobredosis e infecciones.
- Cocaína: sobredosis, homicidio, paro cardiaco y accidente cerebrovascular.

La causa más común de muerte por las drogas relámpago es la sobredosis. Un ejemplo paradigmático es el caso de Michael Jackson.

Lo que sucede en una sobredosis depende del tipo de droga. Un sedante como los opioides o la heroína produce un paro respiratorio y fin de la historia. Asimismo, un estimulante como la cocaína genera un caos eléctrico en el latido cardiaco y el corazón deja de funcionar como una bomba de sangre eficiente: Control, Alt, Delete y no hay posibilidades de reiniciar.

En la película Pulp Fiction vemos a Travolta rescatar a una mujer de un paro cardio-respiratorio por sobredosis de heroína. Por cada persona que se suicida voluntariamente, diez lo hace por un uso incorrecto de una droga. El 70% de estas muertes es por mezclarlas.

Estranguladores lentos:

- Tabaco: infarto cardiaco, enfisema pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer pulmonar. El tabaco mata al 50% de los fumadores, generalmente, en forma lenta.
- Alcohol: cirrosis, cáncer y úlcera péptica.
- Drogas inyectables: SIDA, hepatitis e infecciones bacterianas.

Asesinos más comunes en los jóvenes

Los suicidios superan a los homicidios. La segunda causa más común de suicidio es saltar (y esto está íntimamente relacionado con el consumo de alcohol) y la tercera es por armas de fuego.

Si el que está leyendo estas páginas es un adolescente, recuérdelas mientras está en la ambulancia: tendrá mucho tiempo para pensar sobre ellas en el hospital mientras los médicos tratan de salvarle la vida de su amigo o amiga. Sé las razones por las que no quiso llamar al SAME. Su amigo podrá ocuparse del desastre legal, social y escolar mañana, si todavía está vivo. Pero a un cerebro envenenado por una droga legal o ilegal, que está apagando sus funciones vitales de latir y respirar, le importa un comino lo que le pasará el día después de una sobredosis. Todo lo que el cerebro quiere es sobrevivir.

Antes de la Sobredosis o cómo permanecer sano, sin adicción, no acusado y vivo:

- Padres libres de drogas: esto es algo que los niños y adolescentes no pueden controlar.
- Amigos libres de drogas: un amigo que consume drogas y te invita a consumirlas no es un amigo, es un desastre en potencia. Un adicto no puede ser tu amigo porque él cree que ya tiene al único amigo que necesita: la droga.
- Deportes: los jóvenes que hacen deportes tienen un 30% menos de posibilidades de consumir drogas.


Bibliografía:

  • Mesic, S., Sokolj Ramadani, S., Zunic, L., Skopljak, A., Pasagic, A., & Masic, I. (2013). Frequency of Substance Abuse Among Adolescents. Mater Sociomed, 25(4):265-9. doi: 10.5455/msm.2013.25.265-269
  • Lopes, G. M., Nóbrega, B. A., Del Prette, G., & Scivoletto, S. (2013). Use of psychoactive substances by adolescents: current panorama. Rev Bras Psiquiatr, 35(1):S51-61. doi: 10.1590/1516-4446-2013-S105
  • Kuntsche, E., & Gmel, G. (2013). Alcohol consumption in late adolescence and early adulthood--where is the problem? Swiss Med Wkly, 143:w13826. doi: 10.4414/smw.2013.13826.
  • Spear, L. P., & Swartzwelder, H. S. (2014). Are child and adolescent mental health problems increasing in the 21st century? A systematic review. Aust N Z J Psychiatry, 48(7):606-16. doi: 10.1177/0004867414533834