Es una gran alegría anunciarles que llegamos a los 900.000 miembros en nuestra página de Facebook. ¡Cada día falta menos para el millón! Como con todos los mensajes de agradecimiento, intentamos asociar el número con algún dato que pueda interesarles.
  • 27 de Agosto de 2018

900.000 seguidores en Facebook

Es una gran alegría anunciarles que llegamos a los 900.000 miembros en nuestra página de Facebook. ¡Cada día falta menos para el millón!

Como con todos los mensajes de agradecimiento, intentamos asociar el número con algún dato que pueda interesarles:

Con aproximadamente 900.000 neuronas (lo que equivale aproximadamente al 0,00001% del número de neuronas encontrado en el cerebro humano) las abejas se destacan por poseer el mayor mini-cerebro entre los insectos.

Incluso con esta cifra que parecería ínfima, la compleja red de conexiones sinápticas de su cerebro les permite recordar la ubicación de las zonas de abundantes flores, como así también les posibilita informarles al resto de sus compañeras el camino y la localización.

En estos bichos el calcio actúa como un interruptor que ordena que la memoria a corto plazo se transforme en memoria a largo plazo. Aparentemente, su memoria constaría de 5 fases en las cuales el aprendizaje, vinculado con reconocer diferentes tipos de aromas florales, sería muy rápido.

Asimismo, un estudio realizado por científicos del ARC Centre of Excellence in Vision Science (ACVES) de Australia, en colaboración con la Universidad de Würzburg, Alemania, habría demostrado que estos pequeños insectos tendrían la capacidad de distinguir entre los números dos, tres y cuatro. Este dato es sobresaliente porque la habilidad básica innata en matemática sólo había podido demostrarse en vertebrados no-humanos, tales como delfines o diferentes especies de monos.

Complementariamente, un trabajo del Laboratorio de Bioinspección Digital (BIDS) de la Universidad RMIT, Australia, demostró que las abejas pueden entender el concepto de cero. Esto las coloca en un club de elite de animales inteligentes.

Por esto y mucho más, creemos que merecen posicionarse como la referencia de esta publicación.

Queremos reiterarles nuestro agradecimiento. ¡Es un gran orgullo contar con su compañía!

Si todavía no son parte, los invitamos a sumarse: clic aquí.


Bibliografía:

  • Menzel R, Giurfa M. Cognitive architecture of a mini-brain: the honeybee. Trends Cogn Sci. 2001 Feb 1;5(2):62-71. DOI: 10.1016/S1364-6613(00)01601-6.
  • Michelsen A. Karl von Frisch lecture. Signals and flexibility in the dance communication of honeybees. J Comp Physiol A Neuroethol Sens Neural Behav Physiol. 2003 Mar;189(3):165-74. DOI: 10.1007/s00359-003-0398-y.
  • Perisse E, Raymond-Delpech V, Néant I, Matsumoto Y, Leclerc C, Moreau M, Sandoz JC. Early calcium increase triggers the formation of olfactory long-term memory in honeybees. BMC Biol. 2009 Jun 16;7:30. DOI: 10.1186/1741-7007-7-30. <www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/pmid/19531205/>
  • Gross HJ, Pahl M, Si A, Zhu H, Tautz J, Zhang S. Number-based visual generalisation in the honeybee. PLoS One. 2009;4(1):e4263. DOI: 10.1371/journal.pone.0004263. <www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/pmid/19173008/>
  • Howard SR, Avarguès-Weber A, Garcia JE, Greentree AD, Dyer AG. Numerical ordering of zero in honey bees. Science. 2018 Jun 8;360(6393):1124-1126. DOI: 10.1126/science.aar4975.