27 de Noviembre de 2017

Reconocer nuestras emociones negativas nos puede hacer sentir mejor

Quienes aceptan sus emociones negativas y consiguen reconocer lo que sienten sin juzgarse con dureza son capaces de afrontar el estrés de un mejor modo.

La felicidad es algo que todos buscamos; sin embargo, de acuerdo con una nueva investigación realizada en la Universidad Berkeley, la presión por ser optimistas puede abrumarnos, mientras que aceptar estados de ánimo negativos pueden contribuir a que nos sintamos mejor.

Iris Mauss, profesor de psicología de la Universidad UC Berkeley, conjuntamente con su equipo y otros profesionales de la Universidad Northwestern pudieron observar cómo las personas que "aceptan sus emociones negativas experimentan menos emociones negativas".

Los investigadores realizaron tres estudios distintos tanto en laboratorio como a través de encuestas online. En todos se tomaron en cuenta la edad, el género, el estatus socioeconómico y otras variables demográficas.

En el primer trabajo, 1.000 voluntarios completaron encuestas y calificaron su grado de acuerdo con declaraciones tales como: "Me digo a mí mismo que no debería estar sintiéndome en la forma en la que me siento". Aquellos que, por regla general, no se ponían mal por sentirse mal mostraban niveles más altos de bienestar que sus compañeros con menor grado de aceptación.

El segundo estudio fue llevado a cabo en un entorno de laboratorio, con 150 participantes que grabaron un video de tres minutos para presentárselo a un panel de jueces. La tarea constaba de simular una solicitud de trabajo, en la que debían –con solo dos minutos de preparación– resaltar sus habilidades comunicacionales y otras que hacían a su buen desempeño. Después de completar la propuesta, los participantes calificarían sus emociones sobre la prueba realizada. Al igual que en el desafío anterior las personas que evitaban los sentimientos negativos eran quienes más angustia habían sentido.

El estudio final contó con 200 personas que durante dos semanas anotarían las situaciones que más los inquietaran. Cuando fueron encuestados seis meses después, los resultados coincidieron con los anteriores: quienes evitaban las emociones negativas reportaron más síntomas de trastorno del estado de ánimo.

Parece ser que el modo en cómo nos acercamos a nuestras emociones negativas es relevante para nuestro bienestar, según concluyeron los profesionales que integraron el equipo de investigación.

Las personas que aceptan este tipo de emociones y consiguen reconocer lo que sienten sin juzgarse con dureza son capaces de afrontar el estrés de un mejor modo. Tal vez esto se deba a que al no rechazarlas ni experimentar molestia por reconocerlas fijen menos la atención en ellas y las vivan de un modo más natural. Esto permite que fluyan y no queden estancadas en nuestra mente.

Por supuesto, esto no significa que si con mucha frecuencia tenemos estados emocionales negativos no hagamos nada para salir de ellos o espaciemos la periodicidad con que se presentan.

Poder reconocer nuestras emociones sin querer reprimirlas es un paso fundamental para poder gestionarlas adecuadamente y aplicar de ser necesario estrategias como lo son el desvío atencional y la resignificación.

Bibliografía:

  • Ford BQ, Lam P, John OP, Mauss IB. The Psychological Health Benefits of Accepting Negative Emotions and Thoughts: Laboratory, Diary, and Longitudinal Evidence. J Pers Soc Psychol. 2017 Jul 13. doi: 10.1037/pspp0000157.
  • Goldin PR, McRae K, Ramel W, Gross JJ. The neural bases of emotion regulation: reappraisal and suppression of negative emotion. Biol Psychiatry. 2008 Mar 15;63(6):577-86. Epub 2007 Sep 21. <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/pmid/17888411/>

Imagen: Imgur


Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 809900 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.