¿Por qué es frecuente subir de peso al dejar de fumar?


Material de uso libre, sólo se pide citar la fuente (Asociación Educar).


En una gran cantidad de casos los fumadores que abandonan este hábito (altamente dañino para todo el organismo) tienden a subir de peso. 

Según un estudio liderado por Henri-Jean Aubin, Director del Departamento de Psiquiatría y Medicina de las adicciones en el Hospital de la Universidad de París-Sur, al año de dejar de fumar en promedio los participantes de esta investigación habían aumentado entre 3.6 a 4.9 kilos. Sin embargo, esto no se vio reflejado en la totalidad de los casos: un 16% de las personas estudiadas había descendido de peso.

El incremento luego de renunciar al cigarrillo puede darse por distintas causas:

Ansiedad: la nicotina genera en nuestro cuerpo una acción hiperglucémica que aumenta los niveles de azúcar en sangre (algo realmente peligroso ―principalmente para los diabéticos―), incrementándose, a su vez, los niveles de estrés. Esto nos llevará a buscar un reemplazante para apaciguar dicha falta de azucares y la comida calórica ―lamentablemente― es un excelente sustituto.

De hecho, un estudio realizado por Arvind Modak en el Departamento de Farmacología de la Universidad de Texas Health Science Center (EE.UU.) confirmó que el consumo de 2 a 3 cigarrillos al día elevaría los niveles de glucosa en sangre en un 29%.

Metabolismo: en el organismo de los fumadores la termogénesis (producción de calor) aumenta, en promedio, un 6%. Esto implicaría para el cuerpo un consumo de aproximadamente 200 calorías extras, comparativamente con los no fumadores.

Digestión: procesar los compuestos derivados del cigarrillo es un gran esfuerzo para nuestro cuerpo, aumentando los niveles de acidez del estómago. Al abandonar este hábito, el organismo comienza a trabajar con normalidad, acrecentando el metabolismo de los nutrientes de las comidas, como así también el de las grasas que éstas contienen.

No obstante, estos posible “kilitos” de más ganados no deben preocuparnos, puesto que con el tiempo el cuerpo se acostumbrará a la falta de nicotina y podremos controlar la ansiedad por los alimentos, pudiendo volver a nuestro peso habitual. Igualmente, esto no debe de alarmarnos teniendo en cuenta la gran cantidad de beneficios para la salud que tiene dejar de fumar. 

Según Henri-Jean Aubin: "Dejar de fumar a los 40 años aumenta la expectativa de vida en 9 años, incluso tomando en cuenta el posible aumento de peso".

Más curiosidades: clic aquí.


Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 810351 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.