¿Por qué nos desmayamos?


Material de uso libre, sólo se pide citar la fuente (Asociación Educar).


Una causa muy frecuente de desmayo es el síncope, conocido como la pérdida súbita de la conciencia y del tono muscular por disminución de la irrigación cerebral. También es la pérdida episódica y repentina (en general breve y reversible) de la conciencia asociada a una pérdida del tono postural. 

Su fisiopatología involucra una disminución de la irrigación cerebral de ambos hemisferios cerebrales. 

Una de cada cuatro personas experimenta al menos una vez en su vida un episodio sincopal. 

Causas más comunes de Síncope:

  • Vasovagal (o neurocardiogénico).
  • Hipotensión ortostática.
  • Arritmias cardiacas.

- Síncope vasovagal (desmayo simple) 

Es un trastorno muy común. Los factores precipitantes incluyen estímulos emocionales, dolor, ver sangre o instrumentos médicos. Asimismo, la fatiga, la pérdida de sangre o el estar parado mucho tiempo sin moverse. 

La disminución combinada de la presión arterial y de la frecuencia cardiaca se unen para generar una merma de la irrigación cerebral y el consecuente síncope. Puede ocurrir durante este evento una isquemia cerebral. 

El episodio vasovagal generalmente comienza mientras la persona está parada o sentada. Un pródromo de 10 segundos a unos pocos minutos precede al síncope y puede incluir cansancio, mareos, náuseas, palidez, sudoración, salivación, visión borrosa y taquicardia. 

Acto seguido se pierde el conocimiento y se cae presentándose pálido, sudoroso y con dilatación pupilar. La bradicardia reemplaza a la taquicardia en el momento en que se pierde el conocimiento. 

Durante el periodo de inconsciencia pueden ocurrir movimientos anormales (en especial si se permanece en posición vertical) tónicos. También ocurriría incontinencia urinaria. 

Luego, recuperar la conciencia sucede muy rápidamente (desde segundos a unos pocos minutos) tras asumir la posición horizontal. 

En general, el único tratamiento necesario es la recomendación de evitar los factores precipitantes.  

- Síncope cardiovascular 

Se debe pensar en una etiología cardiovascular cuando el síncope ocurre en una persona acostada, durante el ejercicio físico o en alguien con antecedentes conocidos de enfermedad cardiaca. 

La pérdida de conocimiento relacionada con la enfermedad cardiaca es debido a un descenso abrupto de la eyección de sangre desde el ventrículo izquierdo del corazón. 

Esta enfermedad cardiaca puede ser el resultado de un paro cardiaco, arritmias, obstrucción del flujo cardiaco, etc. 

Otras causas (no tan frecuentes): 

- Hipotensión ortostática 

La pérdida de conciencia ocurre generalmente por pararse rápidamente, estar parado sin moverse por un periodo prolongado (especialmente después del ejercicio) y pararse luego de haber estado acostado por largo tiempo (en especial en ancianos). 

Generalmente es causada por una reducción del volumen sanguíneo o por una disfunción del sistema nervioso autónomo. Esta última pude ser debida a drogas con acción sobre el sistema nervioso simpático (antidepresivos, antihipertensivos, diuréticos, sildenafil), neuropatía disautonómica (diabetes, Guillain Barré) o trastornos del sistema nervioso central que afectan las vías simpáticas en el hipotálamo, tronco encefálico o la médula espinal (esclerosis múltiple, Parkinson, tumores de fosa posterior, lesión medular con paraplejia). 

El diagnóstico se establece al demostrar una caída de la presión arterial sistólica de al menos 30 mm Hg o de la diastólica de 10 mm Hg cuando se cambia de posición (de acostado a parado). 

- Síncope por hiperventilación por ataque de pánico 

Causa frecuente de mareos pero rara vez conduce a un síncope. Sus síntomas comunes son mareos, falta de aliento, adormecimiento y hormigueo peribucal y tirones musculares. La fisiopatología de este trastorno se debe a que el descenso de dióxido de carbono generado por la hiperventilación produce una vasoconstricción que causa una disminución de la irrigación cerebral. Generalmente es precipitado por ansiedad. 

Los síntomas habitualmente ocurren en la posición acostada lo que puede ser de ayuda en el diagnóstico diferencial.  

Consejos generales para quienes se desmayan recurrentemente: 

  • Debemos poner principal énfasis en identificar las causas precipitantes del síncope y evitarlas (ambientes calurosos, estar parado durante periodos prolongados, levantarse en forma brusca, etc.).
  • Visitar a nuestro médico con regularidad hasta encontrar un tratamiento efectivo.
  • Avisarles a los familiares y amigos de nuestros antecedentes para que intenten evitar que nos golpeemos durante el síncope (con el paso de los años el riesgo de fracturas es muy grande) y que al recuperarnos, nos permitan permanecer unos 20 minutos acostados, para luego levantarnos lentamente.
  • Conducir un automóvil es un gran riesgo para nosotros y las demás personas, por lo que debemos evitar realizar esta acción hasta conocer la causa del síncope.

Más curiosidades: clic aquí.


Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 810351 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.