Ilustración neurociencias: Superficie superolateral


Ilustración de uso libre, sólo se pide citar la fuente (Asociación Educar para el Desarrollo Humano).


La visión superficial del cerebro es fundamental para comprender la neocorteza, ya que esta estructura es la que ejecuta los procesos cognoscitivos superiores. Cuando vemos porciones como la superficie superolateral del cerebro, podemos observar un conglomerado de surcos que tienen sus límites con una serie de elevaciones dentro del tejido nervioso, denominadas en neuroanatomía como circunvoluciones o surcos.

En la superficie superolateral, los dos aspectos anatómicos más destacados son la fisura (cisura) lateral, también conocida como surco de Silvio, y la fisura central, más comúnmente nombrada como cisura de Rolando.

La importancia de estos límites es que nos permiten ver al cerebro como un complejo mapa que puede ser cartografiado con gran precisión. Esto nos confiere la posibilidad de hacer una analogía: “la fisura central y lateral son al cerebro lo que los meridianos son al planeta Tierra”. Lo anteriormente dicho nos da la oportunidad de comprender con mayor facilidad y didáctica la organización topográfica (descripción de superficies) del cerebro. Cabe señalar que los meridianos son semicírculos imaginarios perpendiculares a la línea ecuatorial. Estos unen ambos polos del planeta Tierra de norte a sur, por lo que es una analogía muy útil para explicar las divisiones de la superficie superolateral del cerebro.

La gran ventaja que posee para los neurólogos y para todos los estudiosos de la neurociencia el hecho de que la fisura lateral y la fisura central puedan dividir de forma casi perfecta los lóbulos temporales, parietales y frontales es que puede llevarnos a demarcar las áreas del cerebro por grandes porciones, sin equivocarnos gravemente en los detalles. Otro aspecto interesante es que en lo más profundo de la cisura de Silvio podemos ubicar una maravilla de la evolución conocida como la ínsula, vinculada directamente con los estados emocionales subjetivos y con la percepción que tenemos de nuestro propio cuerpo (propiocepción). Esto hace que la ínsula (estructura que tan sólo comprende un área de 1,7 a 1,9% de la extensión cortical -corteza cerebral-) sea capaz de generar procesos tan importantes para la vida humana como los anteriormente mencionados.

La evolución de la superficie superolateral es de una importancia tan elevada que la conectividad funcional y todos los modernos paradigmas de análisis de la actividad cerebral (tales como la teoría de grafos, teoría de la mente, constructivismo, paradigma computacional, paradigma evolutivo-funcional y demás concepciones que nos sirven para comprender la creciente complejidad del cerebro humano) no bastarían para poder entender con total claridad la comunicación y entrelazamiento fundamental que tiene la conducta, la cognición y la emoción en cada una de las respuestas que emitimos en nuestras vidas cotidianas, momento a momento y en tiempo real. Por esta razón, podemos asegurar que apenas estamos iniciando la carrera por comprender el mecanismo más complejo conocido por nuestra especie: el cerebro y sus conexiones.

Bibliografía:

  • Browndyke, J., et al. (2017). Resting-State Functional Connectivity and Cognition After Major Cardiac Surgery in Older Adults without Preoperative Cognitive Impairment: Preliminary Findings.Journal of the American Geriatrics Society,65(1):e6-e12. doi: 10.1111/jgs.14534.
  • Carreira L., & Ferreira, A. (2015).Longitudinal Cerebral Fissure Anatomy Variations in Brachy-, Dolicho- and Mesaticephalic Dogs and Their Importance to Brain Surgery.Anatomical Record, 298(9):1612-21. doi: 10.1002/ar.23183.
  • Gindes, L., Malach, S., Weisz, B., Achiron, R., Leibovitz, Z., & Weissmann-Brenner, A. (2015).Measuring the perimeter and area of the Sylvian fissure in fetal brain during normal pregnancies using 3-dimensional ultrasound.Prenatal Diagnosis,35(11):1097-105. doi: 10.1002/pd.4653.
  • Takakusaki, K. (2017). Functional Neuroanatomy for Posture and Gait Control.Journal of MovementDisorders, 10(1):1-17. doi: 10.14802/jmd.16062.

Colaboración y revisión:

Dr. Nicolás Parra Bolaños

  • Doctor en Ciencias de la Educación, Universidad Cuauhtémoc (México).
  • Máster en Neuropsicología, Universidad Internacional de la Rioja (España).
  • Licenciado en Psicología, Universidad Católica Luís Amigó (Colombia).
  • Investigador de Tiempo Completo para la Corporación Politécnico Marco Fidel Suárez (Colombia).
  • Jefe de Investigación para Instituto de Neurociencias y Neurorrehabilitación Aplicada y Funcional – INNAF (Colombia).
  • Coordinador a Nivel Internacional del Laboratorio de Neurociencias y Educación de la Asociación Educar (Argentina).
  • Revisor para artículos científicos de las siguientes publicaciones: Revista de Ciencias de la Salud, Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Niñez y Juventud, Revista Praxis, Revista Internacional de Psicología.
  • Publicó artículos científicos en las prestigiosas revistas: Revista de Neurología, PanamericanJournal of Neuropsychology, Revista Chilena de Neuropsicología.

Dra. Valeria Guaita

  • Doctora en Psicología, Universidad Nacional de San Luis.
  • Máster en Neuropsicología, Instituto Universitario del Hospital Italiano.
  • Licenciada en Psicopedagogía, Universidad Católica Argentina.
  • Investigadora del Centro Interdisciplinario en Psicología y Psicopedagogía (CIPP), Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad Católica Argentina. Investigadora de Asociación Educar para el Desarrollo Humano.
  • Profesora Pro Titular de la Cátedra "Técnicas de evaluación en niños" de la Licenciatura en Psicopedagogía de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad Católica Argentina.

Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 708383 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.