14 de Marzo de 2018

El don de tener un alumno – hijo con ADHD (primera parte)

Si usted considera que su alumno – hijo con ADHD sólo presenta debilidades, busque la forma de transformarlas en fortalezas preguntándose qué funciona adecuadamente en él.

Cómo convertir sus debilidades en fortalezas

La forma más rápida de transformar los problemas de un niño con ADHD en fortalezas es preguntarse en forma repetida: ¿qué funciona adecuadamente en él? Esto le ayudará a encontrar sus puntos fuertes.

Cinco dones de los niños con ADHD

1. El don de la creatividad

La mayoría de los niños con ADHD tienen talentos en el terreno de la creatividad, como, por ejemplo, para dibujar una forma diferente de ver el mundo u otras maneras de expresión artística.

2. El don de la exuberancia

Trate de observar la hiperactividad de un niño con ADHD como una forma de exuberancia. Albergue la idea de que su gran energía puede ser un recurso increíble. Si logra encontrar formas de canalizarla, su alumno o hijo será capaz de conseguir cualquier cosa.

3. El don de la sensibilidad emocional

Lo que pueden parecer estallidos incontrolables en un niño con ADHD puede ser a menudo relacionado con otro don: la sensibilidad emocional. La conducta de estos chicos es más intensa que la de los otros porque sienten de una forma más profunda.

Esta profundidad de sentimiento y una elevada conciencia pueden ser un gran don en la vida. Si consigue enseñarle a su hijo o alumno a nombrar sus emociones y a tolerarlas, puede convertirlo en un genio emocional. Investigaciones recientes en neuropsicología han mostrado que la inteligencia emocional tiene mayor valor predictivo de éxito en la vida que las mediciones tradicionales del coeficiente intelectual.

4. El don de la intuición interpersonal

Lo que a menudo es caracterizado como un pobre juicio social puede alternativamente ser visto como lo que se denomina intuición interpersonal. Esto significa que su hijo – alumno con ADHD está a menudo intuyendo y actuando emociones no expresadas o conflictos en su medioambiente.

Esta intuición interpersonal, la capacidad de leer a las personas que lo rodean como un libro, puede ser una especie de tortura para un niño de edad escolar que está lidiando con su inmadurez y el bullying, dos monedas corrientes a estas edades.

Pero la habilidad de intuir situaciones emocionales tácitas puede ser de ayuda para navegar situaciones complejas al igual que un adulto, especialmente si el niño aprende a lidiar con este tipo estímulos emocionales.

5. El don de la conciencia ecológica

Una imagen emblemática de un niño con ADHD es un chico sentado en su pupitre en la escuela distraídamente mirando por la ventana.

Esta conducta negligente puede ser guiada por otro don: el de la conciencia ecológica.

Esto significa que los niños con ADHD se sienten especialmente conectados con el mundo natural y orgánico. Mientras el niño con ADHD puede sentir que el mundo natural, el hermoso aire libre, está repleto de vida, se puede sentir sofocado cuando atascado en el interior la mayor parte del día.

La conciencia ecológica es un don que es desesperadamente necesario en nuestra cultura. Cuando es promovida y educada florece en un instinto hacia la preservación de la tierra natural, las fuentes de agua y de la vida animal.

Bibliografía:

  • Barfield PA, Driessnack M. Children with ADHD draw-and-tell about what makes their life really good. J Spec Pediatr Nurs. 2018 Feb 28. doi: 10.1111/jspn.12210. 

Imagen: CraigRJD/iStock/Getty Images Plus 


Te invitamos a conocer nuestra página de Facebook: NeurocienciasAsociacionEducar. Actualmente 883981 personas disfrutan de nuestras publicaciones gratuitas.